Opinión

‘Guayaquil mi sueño eterno’ recreó la historia en ocho horas de recorrido

La Dirección de Turismo, de la Prefectura del Guayas, realizó una visita guiada gratuita por lugares emblemáticos de Guayaquil, con motivo de sus fiestas de fundación.

GUAYAQUIL. Con especial interés y atención un grupo de jóvenes y adultos conoció aspectos relacionados a la historia de Guayaquil, durante el recorrido turístico gratuito por sitios emblemático denominado ‘Guayaquil mi sueño eterno’, organizado por la Dirección de Turismo, de la Prefectura del Guayas, en el marco de los festejos del Puerto Principal.

El punto de encuentro fue la Iglesia Santo Domingo de Guzmán, el primer templo que tuvo Guayaquil, regentado por los Padres Dominicos que llegaron hacia 1548.

Allí, la directora de Turismo del Guayas, Betty Mata, expresó a los participantes la importancia de que la gente conozca sus orígenes, su historia, su cultura. “Estas fechas son propicias para desarrollar programas que fortalezcan el civismo en toda la comunidad”.

A continuación, el párroco Antonio Cabrejas hizo una breve reseña histórica del origen del templo que fue levantado al pie del entonces llamado Cerrito Verde.

Luego caminaron hacia El Fortín de La Planchada, desde donde se protegió la ciudad de los ataques piratas, y recrearon la historia de la urbe a lo largo de la calle Numa Pompilio Llona que atraviesa el barrio Las Peñas, declarado Patrimonio Cultural en 1982.

Allí, se unieron al grupo Graciela Rodríguez y su familia de origen colombiano, quienes realizaban un paseo familiar mostrándose muy interesados por los detalles históricos que explicó Lender Torres, guía especializada en turismo.

En un contraste del Guayaquil antiguo se pasó a la parte moderna, Puerto Santa Ana. Es un complejo inmobiliario, urbanístico y turístico junto al río Guayas.

En ese lugar visitaron los museos de Emelec, Barcelona y de la Música Popular, este último en honor a Julio Jaramillo en cuyo exterior se encuentra su estatua.

El grupo se trasladó hasta el Mirador de Bellavista, desde donde se puede apreciar la ciudad desde una altura de 175 metros. El Ballet Folclórico Folcosta les dio la bienvenida y los deleitó con bailes de la costa ecuatoriana.

El programa concluyó en el Cementerio Patrimonial de Guayaquil donde el tenor Guilian Morales interpretó ‘Juramento’, un poema escrito en la lápida del escritor y periodista Ismael Pérez Pazmiño, dedicado a su esposa. Destaca la frase “aún en la tumba te amarán mis huesos”.

Los participantes se deleitaron de las esculturas patrimoniales elaborados por afamados escultores italianos liderados por Enrico Pacciani.

‘Guayaquil mi sueño eterno’ contó con el apoyo de la CTE, Junta de Beneficencia de Guayaquil y el programa Primicias: Arte, Cultura y Turismo que se transmite en radio San Francisco. (PREFECTURA DEL GUAYAS/LA NACIÓN)