Opinión

 GUAYAQUIL, CAPITAL DEL HAMPA Y LA DELINCUENCIA.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

 

Con mucha pena y profundo dolor para los verdaderos guayaquileños nuestra ciudad hermosa de la América, guirnalda de tierra bella esmeralda y de la mar perla preciosa, dejó de ser considerada desde hace algún tiempo atrás como la capital Económica y Deportiva del Ecuador.

Hoy, está convertida en la capital del hampa y el sicariato en la que a diario unas diez personas son asesinadas y/o heridas por bandas delincuenciales que se disputan territorios para traficar su prohibida y letal mercadería, a este ritmo en muy pocos meses más, en vez de considerarnos la perla del Pacífico, nos podrían llamar la Perla de la droga.

Es común ver que en casi todos los actos de corrupción de los últimos catorce años figuran entre sus principales actores ciudadanos de origen guayaquileño que se pasean y concurren a todos los eventos y agasajos sin tener la menor vergüenza, igual ocurre en la vida privada y comercial, sencillamente es porque se perdieron el respeto y la vergüenza.

Las últimas autoridades cantonales y provinciales también se han encargado de aumentar el desprestigio de la ciudad y la provincia comportándose justamente como no deberían comportarse.