Opinión

GUAYAQUIL CANÁBICO

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

No señores, este no es un nuevo galardón para La Perla del Pacífico. Es el grito de batalla de un medio millar de forajidos desadaptados que desfilaron por la ciudad el pasado sábado exigiendo su derecho al auto cultivo de la marihuana y de su uso medicinal, estás marchas son promovidas a nivel mundial y, en nuestro país, ya empezaron en las dos ciudades principales.

Así empiezan los movimientos para justificar su uso, promover a gran escala la producción y distribución de la droga más consumida por los adictos nacionales, que ya cuentan a su favor con una tabla de consumo creada por el anterior gobierno,  que es posible que incrementó el consumo en menores de edad.

La tabla a la que me refiero es liberal y generosa, que cumplió su objetivo de fomentar el consumo que beneficia al comercio ilegal de mercadería inmoral y adictiva, especialmente en la juventud que termina en la garras del vicio y posiblemente les produzca daños irreversibles incluida la muerte de jóvenes que hubieran sido útiles a la patria, pero en este caso más vale el dinero corrupto de los narcotraficantes que la vida de la juventud.

No sería de extrañarse que dentro de pocos días presenten un proyecto de ley a la Asamblea permitiendo el consumo medicinal tal cual hicieron los compañeritos del Uruguay, país donde resultó un verdadero fracaso. Por lo pronto sería interesante conocer quién o quienes autorizaron las manifestaciones en Quito y Guayaquil.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.