Opinión

Gracias mi Selección por tanto.

Por: Tony Cedeño/ Portoviejo
Escritor / Poeta / Motivador

«Nunca para mí la bandera estará arriada, nunca será el último intento». -Ernest Shackleton

El ser humano no puede dejar de ser parte de sus raíces porque estas están ceñidas en las arterias de su corazón en ellas el nombre de su Patria flamea como un lucero que bambolea perpetuo en medio del plafón violáceo y nocturno.

Y dado que ni el cansancio ni el sueño pueden interferir en su vigilia ni el agobio de la sed puede causar estragos en su actitud férrea que se niega a claudicar sin permitirse escindir o mermar su posición vanguardista.

Todo lo expuesto es su razón más profunda -inteligible -pasión del espíritu- dínamo transformador que se une a otros dotados todos de una ingente fuerza inconmensurable porque la matriz que los impulsa se llama voluntad esta no les permitirá la derrota porque han acopiado una infinita garra que debe asimilarse porque las más grandes empresas y sus excelentes resultados se obtienen cuando se pone por delante el corazón.

Mutualidad y reciprocidad y técnica son vitales y a la vez imprescindibles de esto habla la labor del seleccionado Ecuatoriano. Han dejado el alma en la cancha con un sobre esfuerzo admirable.

Ante todo esto hay que dominar las emociones ante la presión tarea para nada fácil donde Ecuador dio una muestra de buen fútbol con una serie de inminentes talentos baluartes promesas en magnitudes.

Gracias por representarnos en el mundial.

¡Viva El Ecuador!