Ciencia

Google es acusado de monopolio y falta de transparencia

La Unión Europea a intensificar la lucha contra el monopolio de Google, presionando al gigante americano para que revele información confidencial.

 

ALEMANIA. Heiko Maas, ministro de justicia alemán, explicó que Google debería ser más transparente mostrando cómo su algoritmo determina los resultados de búsqueda (SERP), en una entrevista con el diario Financial Times.

La petición de Berlín refleja el aumento de la presión por parte de algunos sectores de las telecomunicaciones para aplicar a Google una legislación más dura y restrictiva que acabe con su monopolio en Europa.

Hace sólo unos días César Alierta (Presidente de Telefónica) y Vittorio Colao (Consejero Delegado de Vodafone), urgían a la Comisión Europea a igualar las condiciones entre el gigante americano y las operadoras europeas, señalando la falta de simetría en las normativas que obliga a las teleoperadoras a pagar muchos más impuestos que a las empresas como Google y Facebook que dominan Internet.

Conocer la receta secreta del algoritmo de Google podría ser en cualquier caso una propuesta demasiado atrevida e inasumible para la compañía. “En último caso se trata de conocer cómo el algoritmo de Google crea sus resultados de búsqueda. Si una empresa puede afectar tan enormemente al desarrollo económico, es un asunto que debemos atender”, afirmó.

Alemania ha encabezado la lucha de la Unión Europea contra lo que considera un abuso de posición de dominio del buscador americano en Europa. La situación se volvió aún más complicada desde que las revelaciones del ex agente de la NSA, Edward Snowden, revelaron que Google habría filtrado al gobierno norteamericano, datos personales de los usuarios con oscuros fines de espionaje. La propia Angela Merkel afirmó que “espiar a los amigos es algo inaceptable”.

Aunque Google negara las acusaciones, su imagen en Europa está cada vez más en entredicho.

Berlín está presionando fuertemente para crear una regulación más estricta que regule las transacciones de datos entre Europa y EEUU, así como incorporar una cláusula que obligue a las compañías de Internet a informar a las autoridades europeas antes de entregar datos personales de alguno de sus ciudadanos, al gobierno o tribunales estadounidenses.

Esta modificación apodada “cláusula anti-NSA”, resulta por el momento inaceptable por las compañías norteamericanas. A pesar de resultar una propuesta muy ambiciosa y difícil de aplicar, la Comisión Europea está trabajando para que esté aprobada a mediados de 2015.

Para las compañías norteamericanas sólo se trata de lo que denominan “miedo a Google” y a su posición dominante, para los dirigentes europeos.

“No debemos tener miedo de Google, pero el estado tiene ciertas responsabilidades . Sabemos que Google abarca aproximadamente el 95 % del mercado de los motores de búsqueda. Esa es una cuota de mercado excepcional. Y sabemos, porque todos usamos internet, que el que no está en la parte superior de los resultados de búsqueda prácticamente no existe – si se me permite exagerar ligeramente”, explicó el ministro Haas en Financial Times. (Internet/La Nación)