Actualidad

Gonseth comienza a encaminar los cambios del Teodoro Maldonado

El mecanismo que habrían utilizado para el ilícito era el robo sistemático, para lo cual los procesados contaban con contraseñas para solicitar, a nombres de usuarios ficticios.

GUAYAQUIL. Realizar una reestructuración de mandos y diseñar procesos de control administrativo en el Hospital Teodoro Maldonado Carbo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), son parte del desafío asumido por el médico español, Jonás Gonseth, que actúa como interventor, luego de la declaratoria de emergencia de dicha casa de salud.

Para este plan, el IESS destinó un presupuesto de hasta $50 millones. El proyecto incluye la ampliación de la sala de Emergencia -que por ahora tiene 99 de las 428 camas disponibles en el hospital-; y construir una bodega única, ya que actualmente hay más de 25.

El profesional, quien asumió las riendas de una casa de salud con déficit de infraestructura, y de medicina, tras las denuncias del robo de medicinas en especial los fármacos para tratamientos de cáncer y VIH-Sida, prejuicio valorado en $500 mil aproximadamente.

Dentro de este caso, que ya está en instrucción fiscal, seis personas quedaron con prisión preventiva, porque estarían implicadas en el delito. Las otras ocho causas están en investigación previa.

“Existen los recursos. El Teodoro Maldonado es un hospital que tiene una larga de historia de una cartera de servicios complejos, se ha formado muchos médicos especialistas y es evidente la sed por parte de la gran mayoría de trabajadores por sumarse a un cambio del Teodoro Maldonado Carbo”, resaltó Gonseth en entrevista a Gama TV.

Entre los avances de su administración resalta la inclusión de 200 médicos especialistas, la remodelación del hospital y dentro de poco inaugurará una torre para atención ambulatoria que contará con áreas de quimioterapia y hemodiálisis.

“De hecho nuestra última meta es acreditarnos internacionalmente bajo el modelo canadiense. Tenemos el objetivo de calificar muy alto en ese proceso de acreditación”, resaltó

El profesional indicó que existen medicamentos y dispositivos, para los casos más emergentes. “Los medicamentos no llegaban a quien tenía que llegar. No es tanto un problema de falta de medicamento sino de gestión de los mismos”, resaltó.

Según Jonás, esta casa de salud está funcionando con normalidad a pesar que presenta problemas como en el área de diagnóstico. Aquí, los dos tomógrafos entraron a un proceso de mantenimiento.

Cuatro de sus 16 quirófanos están cerrados por goteras, debido a los daños hidrosanitarios. Esta fue la pauta para declarar la emergencia, explicó Víctor Hugo Villacrés, titular del Consejo Directivo del IESS. (DO/La Nación)