Internacional

Golpe para Benjamin Netanyahu: la posible renuncia de un ministro clave pone en riesgo al gobierno de Israel en plena guerra en Gaza

  1. Benny Gantz, integrante del Gabinete de Guerra, anunciaría este sábado su salida del Ejecutivo.

  2. Le había exigido al premier un plan de posguerra para cuando termine la ofensiva en el enclave palestino.

En un golpe para el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, el ministro del gabinete de guerra Benny Gantz convocó a la prensa para este sábado 8 de junio, y se prevé que anunciará que se retira del gobierno de coalición, luego de una serie de enfrentamientos con el premier sobre cómo está llevando la ofensiva en la Franja de Gaza, que este viernes cumple ocho meses.

El anuncio oficial de su partido Unidad Nacional (centro-derecha) no aclara el motivo de la comparecencia pero la prensa israelí y analistas políticos dan por hecho que el político va a retirar su apoyo al Ejecutivo de emergencia creado por Netanyahu poco después de los ataques de Hamas del 7 de octubre para el manejo de la guerra.

Gantz, que antes del 7 de octubre estaba en el bando de la oposición, fue el único líder que accedió al pedido de Netanyahu de formar un gobierno de unidad nacional en tiempos de guerra y logró un puesto dentro del gabinete de guerra más reducido, donde es uno de los tres integrantes con derecho a voto, junto con el propio primer ministro y el titular de Defensa, Yoav Gallant.

El político, que en el pasado fue jefe del Estado Mayor y ministro de Defensa, lanzó a mediados de mayo un ultimátum a Netanyahu: abandonaría el gabinete si no anunciaba un plan de postguerra para la Franja de Gaza antes del 8 de junio, algo que no ha ocurrido.

El reclamo

El ex ministro, como otras figuras del estamento militar y expertos, así como Estados Unidos, creen fundamental definir cuánto antes quien asumiría las tareas civiles y de gobierno en la Franja cuando acabe la guerra, una vez que Hamas haya sido derrotado.

La prensa hebrea publicó este viernes que Netanyahu y Gantz mantuvieron una reunión la noche del miércoles, sin acuerdos, y en estos momentos tampoco hay contactos entre sus respectivos partidos Likud y Unidad Nacional.

La emisora pública israelí Kan informó que el gobierno estadounidense ha intentado convencer a Gantz de retrasar su salida prevista en medio de los esfuerzos en curso para alcanzar un alto el fuego y un acuerdo de rehenes con Hamas en Gaza.

La salida del partido de Gantz del gobierno de emergencia no pone todavía en peligro la supervivencia de la coalición de Netanyahu, la más derechista de la historia de Israel, que mantiene los 64 escaños en el Parlamento, como antes de la guerra.

Sin embargo, el perfil político de Gantz se reforzó mucho durante la guerra y aún lidera las encuestas electorales -aunque se ha desinflado en las últimas semanas- y su renuncia es un varapalo simbólico para Netanyahu, a pesar de que los números todavía están de su lado.

Sin embargo, la coalición de gobierno corre otros peligros: los partidos de ultraderecha -Poder Judío y Sionismo Religioso- han amenazado con abandonarlo si se firma el acuerdo de tregua con Hamás, ya que consideran una concesión acceder al fin de los hostilidades; mientras que las formaciones ultraortodoxas -Shas y Judaísmo Unido de la Torá- si se anula la exención militar que desde hace décadas permite que eludan el servicio militar obligatorio los jóvenes haredíes que se dedican a estudiar la Torá.

En ambos casos, los 14 escaños que suma la ultraderecha nacionalista; como los 18 de los ultraortodoxos, sí son vitales para la supervivencia del gobierno de Netanyahu.

 Fuente: DIARIO EL CLARÌN