Internacional

Gobierno venezolano ocupa cadena de supermercados

Serán ocupadas las 35 tiendas de la red repartidas en seis estados del país petrolero.

CARACAS. El Gobierno socialista de Venezuela ocupó una cadena local de supermercados acusándola de acaparar alimentos para generar colas que, según el presidente Nicolás Maduro, son parte de un complot para multiplicar el descontento en el país.

Las largas filas de venezolanos a la caza de productos escasos como carne o leche se han convertido en el paisaje habitual del país petrolero sumido en una recesión, agravada por la alta inflación y la caída de los precios del crudo, de donde proviene el grueso de sus ingresos en divisas.

Maduro ordenó en la víspera la detención de los directivos y dueños de una empresa de alimentos por estar inmiscuidos en una supuesta “guerra alimentaria”. No obstante, se reservó el nombre de la cadena, generando una ola de especulaciones.

Pero el martes, el presidente de la Asamblea Nacional y segundo hombre fuerte del gobierno, Diosdado Cabello, oficializó la toma temporal de toda la cadena de distribución y comercio de “Día a Día”, una red de casi 40 supermercados con presencia en las zonas humildes del país.

“En la inspección que hemos hecho, hemos encontrado productos que desde hace mucho tiempo no vemos”, dijo Cabello a la televisora estatal, desde el mayor centro de distribución de la red, ubicado en una zona industrial al oeste de Caracas.

La ocupación temporal de un activo, según la ley venezolana, puede ser revertida para que este vuelva a manos de los dueños originales o puede ser el paso previo a una expropiación.

En la mañana del martes, las tiendas de la red mostraban mostradores vacíos y colas de compradores resguardados por efectivos de la policía militar.

“Si la ocupan o no, si los dueños son del Gobierno o de la oposición, no nos interesa. Lo que nos preocupa es que no haya qué comprar”, dijo Gladys Mora, una ama de casa de 53 años, en una pequeña cola de unas 20 personas a las afueras de una tienda de “Día a Día” en el centro de Caracas.

Cabello agregó que en la inspección contabilizaron unas 2.500 toneladas de productos escasos como aceite y harina de maíz, en su mayoría marca Polar, la mayor procesadora de alimentos del país y un continuo objetivo de las críticas del Gobierno que la acusa de buscar la salida de Maduro.(Reuters/ La Nación)