Internacional

Gobierno peruano autoriza a Repsol retomar actividades en refinería por 10 días

LIMA,  (Xinhua) — El Gobierno de Perú autorizó este sábado a la empresa española Repsol retomar por 10 días sus operaciones de carga y descarga de hidrocarburos en dos terminales de la refinería La Pampilla, responsable del derrame de casi 12.000 barriles de petróleo en el norte de Lima.

El anuncio fue hecho por el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), adscrito al Ministerio del Ambiente, que el pasado lunes ordenó a la empresa paralizar esas actividades tras considerar que «no ha dado certeza de que pueda afrontar un nuevo derrame».

La entidad precisó en un comunicado que la reanudación temporal se llevará a cabo «bajo supervisión» en las terminales multiboyas número 1 y 3 de refinería, ubicada en el distrito de Ventanilla de la provincia costera del Callao, vecina a Lima.

Eso «con la finalidad de garantizar el abastecimiento de combustible Turbo A1 e IFO/Diésel Marino/Bunker, en atención a la información proporcionada por el Viceministerio de Hidrocarburos del Ministerio de Energía y Minas», resaltó el texto.

El OEFA aclaró que esta autorización no implica el levantamiento de la medida administrativa de paralización de carga y descarga de hidrocarburos en las tres terminales multiboyas y la monoboya, con las cuales cuenta la refinería de la empresa española.

La decisión temporal de las autoridades peruanas se anunció un día después de que las embajadas de Francia y Países Bajos en Lima expresaron su preocupación por la continuidad de abastecimiento de queroseno en el país, debido a que Repsol provee el 70 por ciento de combustible a la industria aerocomercial.

«A la fecha sólo queda queroseno para 15 días más, para abastecer las aeronaves que parten de Lima, entre las que se incluyen 11 vuelos semanales de la aerolínea francesa-neerlandés Air France KLM», apuntaron en un oficio enviado a la cancillería peruana.

Repsol, que calculó en 10.396 el número de barriles de petróleo vertido accidentalmente en el mar de la costa limeña el 15 de enero, recordó en días pasados que la refinería La Pampilla abastece el 40 por ciento del mercado de combustible de la nación sudamericana.

Frente a ese hecho, se comprometió a realizar los «mayores esfuerzos» para evitar el riesgo de desabastecimiento de productos esenciales en el país.

El derrame de crudo sucedido en la terminal número 2 de la refinería generó el peor «desastre ecológico» en la costa limeña, pues ha afectado al menos 24 playas hacia el norte de la capital, dejando aguas negras, un número indefinido de aves muertas y familias afectadas.

Para evaluar los avances de la limpieza de las playas, los titulares de los ministerios del Ambiente, Wilber Supo, y el de Producción, Jorge Luis Prado, entre otras autoridades, visitaron el pasado jueves el Centro de Control que Repsol tiene en la refinería La Pampilla.

La empresa española, que calificó de «desproporcionada e irrazonable» la paralización de las operaciones de carga y descarga el 31 de enero, anunció que presentó ante las autoridades la actualización del Plan de Contingencia y el Plan de Gestión ante Derrames de Hidrocarburos en Mar.

Sostuvo que cuenta con más de 2.000 personas contratadas y maquinaria especializada en las zonas afectadas, lo cual le ha permitido extraer un 35 por ciento del crudo derramado, cifra que no ha sido actualizada desde el pasado 28 de enero.

De acuerdo con las autoridades locales, el petróleo derramado ha recorrido unos 50 kilómetros de costa, desde la localidad de Ventanilla hasta el puerto de Chancay, en el norte de Lima; y ha afectado 11,9 kilómetros cuadrados entre mar y costa.

 

 

 

 Xinhua (xinhua-news.com)