Internacional

Gobierno destaca cumplimiento de pacto de desminado como avance a la paz en Colombia

Según un comunicado conjunto, las FARC y expertos del Gobierno, con la cooperación de una organización de Noruega y el Comité Internacional de la Cruz Roja, identificaron cuatro áreas peligrosas de unos 12.000 metros cuadrados.

LA HABANA. El Gobierno de Colombia celebró que la guerrilla de las FARC esté cumpliendo con un acuerdo para desminar áreas selváticas y montañosas en el país sudamericano, en el primer paso concreto para reducir la intensidad del conflicto armado.

A la salida de un nuevo encuentro en La Habana, en el que participó por primera vez la canciller María Ángela Holguín, ambas partes destacaron los avances en el desminado pese a la tensión tras el recrudecimiento de la confrontación armada que ha dejado 40 guerrilleros muertos en la última semana.

“El proyecto piloto de desminado humanitario conjunto (…) es ya una realidad, como lo anunciamos hoy (viernes) ambas delegaciones en La Habana”, dijo en una declaración Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador gubernamental.
El también ex vicepresidente colombiano agregó que por primera vez en más de 50 años de conflicto armado, un batallón del Ejército y las FARC, en forma conjunta, llevan a cabo acciones que favorecen a una población afectada.

El Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) llevan más de dos años negociando y recién en marzo firmaron un acuerdo para el desminado y la limpieza de artefactos explosivos, una de las problemáticas en una guerra interna que ha dejado más de 220.000 muertos y millones de desplazados.

“El acuerdo al que llegamos se está cumpliendo. Las FARC en efecto entregaron mapas precisos de la ubicación de las minas y contribuyeron activamente a delimitar las áreas minadas”, dijo De la Calle a periodistas.
Según un comunicado conjunto, las FARC y expertos del Gobierno, con la cooperación de una organización de Noruega y el Comité Internacional de la Cruz Roja, identificaron cuatro áreas peligrosas de unos 12.000 metros cuadrados para arrancar próximamente con los trabajos de limpieza y despejar las zonas.

Las cifras oficiales muestran que desde 1990 más de 11.000 personas han sido mutiladas o murieron por la explosión de minas, la mayoría de ellos efectivos militares. También se incluyen 1.100 niños, de acuerdo con cifras del Gobierno.

El proceso de desminado es “un gesto esperanzador para la paz de Colombia y (…) un proyecto de esperanza de vida en la región, que es a lo que aspiramos para el país”, destacó el guerrillero Pastor Alape, uno de los representantes de las FARC en la mesa de diálogo. (Reuters/ La Nación)