Economía

Gobierno de Daniel Noboa va a conflicto armado y con poca plata

El presidente Daniel Noboa dice que librará una «guerra interna» en contra de grupos terroristas, pero el dinero es escaso. La inseguridad, que llevó al Gobierno de Noboa a decretar al Estado en situación de conflicto interno, agrega más presión a la caja fiscal, que ya arrastra millonarios atrasos.

Solo en 2023 el Presupuesto del Estado cerró una abultada cifra de atrasos de USD 3.584 millones con los gobiernos locales, la seguridad social y los proveedores.

A una situación de endeudamiento, se suma una recaudación tributaria y una producción petrolera a la baja. Para complicar el escenario, a partir de agosto ya no se podrá explotar el campo petrolero ITT, tras la consulta popular de 2023, que ordenó su cierre.

Es una decisión que reducirá en 12% la producción nacional de petróleo y en, al menos, USD 1.200 millones al año los ingresos para el Estado.

Por eso, el alza del IVA no solo busca inyectar dinero para comprar armamento y modernizar el sistema carcelario de Ecuador, sino corregir la acumulación de deudas del Estado, en especial con los gobiernos locales, dice Noboa en los justificativos del proyecto de ley.

El alza de tres puntos que propone el Gobierno y que podría generar USD 1.306 millones anuales de forma permanente.

Lo que podrá conseguir

Para Augusto de la Torre, profesor de la Universidad de Columbia, dice que sin recursos fiscales no hay cómo «pelear contra la inseguridad» y el riesgo país sube, con lo cual «no hay producción, no hay exportaciones, ni inversión».

El mercado internacional de hecho recibió con buenos ojos el proyecto de aumento de IVA, lo que ya produjo una reducción del riesgo país, que venía al alza. Bajó de 2013 puntos a 1950 puntos entre el 11 y 12 de enero de 2024.

De la Torre, dice que el IVA no desincentiva las exportaciones ni la inversión extranjera porque no es un impuesto a la producción. El IVA es un impuesto al consumo.

Además, la tarifa del 12% del IVA que hoy pagan los ecuatorianos está entre las más bajas de la región. El IVA es del 18% en Chile o del 20% en Uruguay. Si bien el alza del IVA será un golpe indirecto para los productores (a través del menor consumo), la medida «se ve más que compensado por la reducción de la inseguridad y riesgo país», añade De la Torre.

Pese a eso, no halló el apoyo político en la Asamblea, algo que no fue una sorpresa para el Gobierno, pues correístas y socialcristianos ya le habían advertido que no apoyarían un alza de tributos.

Por tanto, para Ortiz, la propuesta del presidente Noboa suena más a una «estrategia» para abrir la negociación en la Asamblea, que podría decantarse por un alza temporal.

¿Hay otras opciones?

Si eso falla, Ortiz cree que el Gobierno podría decir que no obtuvo el apoyo de la Asamblea y que, por eso, no le queda otra opción que revisar los subsidios a los combustibles.

El ministro de Finanzas, Juan Carlos Vega, ha anunciado que la revisión a los subsidios a los combustibles está en análisis.

Y ha añadido que la meta será ahorrar unos USD 1.000 millones en subsidios y focalizar otros USD 1.000 millones para personas que más lo necesitan.

El exministro de Finanzas, Carlos de la Torre, cree que un incremento del IVA es contraproducente, pues afectará el consumo, lo que incidirá en menores ventas del sector productivo, lo que afecta a la economía.

Carlos de la Torre cree que el Gobierno tiene otras alternativas como volver a incrementar el Impuesto a la Salida de Divisas, que se redujo durante el Gobierno de Lasso, del 5% al 3,5%.

Además, podría revisar las exenciones o beneficios tributarios a empresas e imponer aranceles a productos importados y volver a tomar préstamos del Banco Central, aunque para esto último haría falta una reforma legal.

Augusto de la Torre considera que esas medidas, que ya se han aplicado en el pasado, no han resuelto los problemas estructurales de la economía y tienen un costo más alto para esta, pues impactan en la inversión y la producción.

Por:  PRIMICIAS