Internacional

Gobierno de Chile levanta Estado de Excepción por incendios

El Gobierno deberá desembolsar alrededor de 360 millones de dólares para cubrir las necesidades de los damnificados y los daños materiales.

CHILE. El Gobierno de Chile puso fin al Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe que regía en las sureñas regiones O”Higgins y de La Araucanía, cuando los incendios forestales parecen definitivamente controlados.

El Global SúperTanker, un avión que lanza 73 mil litros de agua a baja altura, despegó este lunes rumbo a Colorado Springs, en Estados Unidos, donde tiene su base de operaciones, luego de cumplir su labor en Chile.

La aeronave, un Boeing 747, estuvo 19 días en este país, en gran medida por el aporte financiero de una filántropa chilena y luego de varios empresarios locales.

Expertos de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) informaron a la prensa que al cierre del lunes se registraban 56 incendios forestales activos, 50 de los cuales están controlados y seis en combate.

Pero es indudable que la zozobra ya pasó, razón por la cual el Ministerio del Interior señaló que la presidenta de la República, Michelle Bachetlet, decidió suspender el Estado de Excepción.

La administración realiza actos y homenajes en estos días, como hoy por parte del canciller Heraldo Muñoz, en reconocimiento a la labor de brigadistas de la Conaf y extranjeros, con el respaldo de bomberos y voluntarios.

De todas formas, el Ejecutivo mantendrá el estado de zona de catástrofe en esas dos regiones para garantizar los recursos públicos y la ayuda estatal.

De julio último a la fecha, se cuentan tres mil 154 incendios forestales, que devastaron una superficie de 594 mil 977 hectáreas.

El Ministerio de Hacienda apuntó que se deberá apelar a reasignaciones del Presupuesto Nacional y a recursos del Fondo de Estabilidad Económica y Social para asumir los gastos en que se incurrió para enfrentar las consecuencias de los incendios.

El Gobierno deberá desembolsar alrededor de 360 millones de dólares para cubrir las necesidades de los damnificados y los daños materiales. (Prensa LATINA/LA NACIÓN)