Actualidad

Gobierno cataloga como marcha ritual a la movilización del 1 de mayo

Diego Ordóñez, consejero Presidencial, dijo este jueves, 28 de abril del 2022, que las movilizaciones del Primero de Mayo no constituirán un medidor del nivel de credibilidad del Gobierno porque carecen de una causa común. También cuestionó a las bancadas de oposición por crear la comisión pluripartidista en la Asamblea Nacional.

Para el funcionario del Ejecutivo, los legisladores de la Asamblea Nacional están centrados en un “escenario que avergüenza al país”. Está consciente de que la ciudadanía ha juzgado a ese poder por su nivel de credibilidad y eso “es malo para la Democracia”.

Sin embargo, no cree que el Gobierno esté en la misma situación y rechaza los resultados de encuestadoras que califican con bajos porcentajes al Ejecutivo. Por ello, también le resta capacidad de medición a la jornada de movilizaciones del próximo domingo.

“No creo que sea ese el termómetro porque esa es una marcha ritual de todos los años, en donde lo que se pintan son consignas. Donde no existe una causa que aglutine realmente a los ecuatorianos. Se leen consignas como basta de privatización, ¿qué privatización?”, afirmó Ordóñez durante una entrevista en radio Única.

Al contrario, dijo que habrá otro aspecto de medición. “¿Cuál va ser el indicador de la actividad económica del país, en fin de semana, es el feriado. Ese va a ser el indicador, de gente que sale a las playas, y no las consignas en la calle de dirigentes políticos que dicen ser dirigentes sindicales”, refirió al cuestionar a el “interés electoral” de los actores sociales.

¿Democracia en Comisión Pluripartidista?
La Comisión Pluripartidista que se logró conformar el miércoles 27 de abril, en la Asamblea Nacional, no cuenta con ningún legislador de la bancada oficialista. Sí están Pamela Aguirre (Unes), Pedro Zapata (PSC), Peter Calo (PK), Lucía Placencia (ID) y Jhon Vinueza (Ind.).

El Consejero señaló que no hay participación del Gobierno porque el interés del “socialcorreísmo” no es compatible con el sentido y la postura del presidente Guillermo Lasso.

“Es otro hecho que abona y que ojalá sirva para aquellos que dicen que es percepción y lo que transmiten son prejuicios, de que el Gobierno está involucrado en algún acuerdo político con el correísmo. Porque si esto fuese así, estaríamos metidos en esa olla de grillos”, puntualizó el funcionario.

Para Ordóñez, el propósito final de las bancadas no es sacar a Guadalupe Llori de la Presidencia de la Asamblea, sino el de tomar el control de los juicios políticos y del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

Así “poner obsecuentes que nombren Contralor y en adelante todas las altas autoridades del Estado a su gusto y medida”, cuestionó.

Aseguró que lo que defiende el Gobierno es una agenda institucional, no a Llori.

 

 

El Comercio