Ciencia

Gobierno boliviano abre campaña de esterilización de mascotas

Más de 300.000 perros viven abandonados en las calles de Bolivia, un país que tiene diez millones de habitantes.

LA PAZ. Las autoridades bolivianas iniciaron hoy una campaña nacional de esterilización de mascotas con el fin de prevenir la rabia y controlar la proliferación de perros y gatos, en un país en el que se calcula que hay 2,5 millones de canes.

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, participó en el comienzo de la iniciativa, que se prolongará hasta el domingo La Paz (noroeste), Oruro (oeste), Potosí (suroeste), Cochabamba (centro) y Santa Cruz (este), con el fin de controlar su proliferación y prevenir la rabia.

“Ya existen como 2,5 millones de perritos en Bolivia y se reproducen a razón del 15 % anualmente, muchos tienen una casa, pero muchos otros son abandonados y eso es muy triste, porque viven torturados”, explicó García, según un comunicado de la Vicepresidencia.

Señaló que el Gobierno debe tomar medidas prácticas “para impedir la proliferación descontrolada” de animales y exhortó a la población a que no tenga una mascota si no puede hacerse cargo de ella.

“Pido a las personas que cuiden a sus mascotas y que son para amarlas, no para maltratarlas, ellos nos quieren y nos respetan, hay que darles una vida digna. La crueldad humana me avergüenza como ser humano”, agregó el vicepresidente.

Además, recordó que las mascotas abandonadas pueden ser portadoras de rabia.

Por su parte la ministra boliviana de Salud, Ariana Campero, refirió que en esta primera campaña se han invertido 129 mil bolivianos (unos 18.400 dólares) para la esterilización de mil mascotas, de las cuales 780 serán perros y el resto, gatos.

Esta campaña se repetirá trimestralmente con el fin de evitar el nacimiento de al menos 12.900 canes y felinos en el país, añade la nota de la Vicepresidencia.

Más de 300.000 perros viven abandonados en las calles de Bolivia, un país que tiene diez millones de habitantes, según datos oficiales difundidos en 2014.

Las jaurías de perros que vagan por las calles y se alimentan de lo que encuentran en la basura son una estampa habitual en las calles de ciudades como La Paz y El Alto, aunque se trata de canes que no suelen ser agresivos hacia las personas.

Además, en el país andino es una práctica común que también los perros domésticos pasen el día en la calle y regresen por la noche a comer y a dormir a casa de sus dueños. (EFE/La Nación)