Opinión

Gobernar no es un juego, es un arte y hasta una carrera..

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

 

Daniel cumplió ya sus primeros cien días, de un encargo que en pocos meses más, concluirá y apenas podríamos señalar como exitoso, haber tomado la decisión de ordenar que salgan los militares a las calles, para contener a los criminales y bandoleros, que habían convertido al Ecuador, en tierra de nadie.

Lamentablemente está decisión que, por supuesto fue la correcta y muy acertada, podría significar un desgaste y en una gran desilusión, si no se sigue un plan debidamente estructurado, que implique resultados a corto, mediano y largo plazo…

La Corte Constitucional sin querer queriendo, ha dictado  dos medidas fundamentales en los últimos días, que los medios y los analistas no han querido difundir quien sabe por qué mezquinos intereses no lo han hecho: la una de prohibir está prostitución de medidas cautelares y de acciones de protección, por parte de jueces de bolsillos y sujetos a un tarifario express, y la otra el empleo de las Fuerzas Armadas sin necesidad del Estado de excepción, cuando la inseguridad  y la intensidad de la violencia y el crimen, rebasen los límites de la tolerancia y la cordura.

En este último punto, sigo con mi teoría de que debe ser la Policía Nacional y no el Jefe del Comando Conjunto, quien lidere las acciones y las operaciones de la Fuerza Pública, porqué les corresponde a los policías liderar está tarea cotidianamente, y allí los militares deben servir de fuerza de apoyo y de respaldo.

Lamentablemente nada se ha hecho por depurar y sancionar a los miembros infiltrados por el narcoterrorismo, dentro no sólo de la Policía cuanto de todo el sector público…

Designar a muchachos sin experiencia, por ejemplo: en el Centro de inteligencia estratégico, es sobre todo una irresponsabilidad por parte de Daniel, un desperdicio de tiempo y nos revela totalmente vulnerables, ante otros organismos de iguales categorías, que se estarán riendo de ver cómo actuamos, en temas de gran importancia y vitales para la toma de decisiones…

El apoyo ciudadano a nuestras Fuerzas Armadas es sin duda el grito desesperado de toda una nación, ante los brazos cruzados que, en otros gobiernos anteriores, tuvieron los militares ante tanta violencia y criminalidad… Por aquello este apoyo no puede diluirse y circunscribirse sólo a manejar los centros penitenciarios.

Luego de estos sesenta días en las calles, no hay lamentablemente vuelvo a repetir una planificación ni la aplicación de ningún Plan FÉNIX, y si existe está totalmente mal concebido, y es urgente retroalimentar el Plan, en función de los aciertos y errores.

El mayor error es no utilizar el apoyo y Fuerza de nosotros el PUEBLO, para obtener y destruir los eslabones de la estructura criminal, que está intacta, intocable, y eso es imperdonable.

Los pillos conocen ahora como operan la Fuerza Pública, cuáles son las rutinas y circuitos por donde aparecen de vez en cuando, han comenzado a operar allí donde tienen libertad de acción, para seguir exigiendo vacunas, secuestrando, asaltando con mayor violencia y determinación, pues saben que deben operar rápido y obtener sus objetivos criminales.

¿Siguen exportando los carteles, enormes cantidades de droga hacia el exterior, si serán albaneses, rusos, mexicanos, colombianos, italianos o españoles, no interesa, el flujo es continuo y ALGUIEN está contaminado para que el negocio siga ininterrumpido…y entonces quienes son los responsables de impedir que esto siga operando?

La ayuda internacional supuestamente no está dando los resultados para evitar que siga el Ecuador siendo el puerto de salida de las drogas. Parecería que inclusive a «alguien» vinculado a las mafias internacionales, les es más cómodo y seguro, dejar que nos sigan utilizando como tontos útiles…

No podemos permitir que se desgasten los militares y que se contaminen por sobornos, compras de oficiales y miembros de tropa. Asuntos internos e inteligencia debe tener el control permanente de sus miembros o el tema podría desatar enfrentamientos con policías y ahí sí arderá Troya.

Se dan cuenta del peligro y lo delicado de la situación que vivimos…no quiero analizar los otros frentes, porque los cansaría, hoy es sábado disfrutemos el fin de semana, pero con el ojo abierto y no dando papaya.

 

Semper Fi.