Opinión

GOBERNAR ENTRE DECRETOS

Comandante Raúl Hidalgo/Guayaquil

El presidente de la República expidió el Decreto Ejecutivo 224 del 18 octubre 2021, declaró estado de excepción por 60 días para combatir la delincuencia organizada y común que han incremento sus acciones, ocasionado una grave conmoción interna, lo que amenaza la seguridad de los ciudadanos del Estado.

Dispuso la movilización de las Fuerzas Armadas (FF. AA) en todas las provincias de la región Costa, Pichincha y Sucumbíos “para complementar las funciones de la Policía Nacional de: (I) control operativo en los ámbitos requeridos de seguridad ciudadana, protección interna, prevención del delito y orden público, así como la función de (II) realizar operativos de control, registros y requisa en casos de porte de armas y sustancias sujetas a fiscalización”.

El Decreto es una retórica redundante de los principios de necesidad, legalidad, razonabilidad, proporcionalidad, excepcionalidad, humanidad y reglas de uso progresivo de la fuerza. También, dice que a la Policía Nacional le corresponde instruir adecuadamente al personal que intervenga en la aplicación de los principios referidos, o sea a las FF.AA.

En realidad, las FF. AA están autorizadas por la ley para controlar el porte de armas. ¿Qué pasará si un civil armado o supuesto delincuente se enfrenta a un militar quien usa su fusil y lo mata, durante un operativo de control?, cuando tenga que rendir cuentas al sistema de justicia los principios cuestionados serán: legalidad, proporcionalidad y uso progresivo de la fuerza.

La legalidad para el militar parte de la Constitución: “Art. 158.- Las Fuerzas Armadas tienen como misión fundamental la defensa de la soberanía y la integridad territorial (…). La protección interna y el mantenimiento del orden público son funciones privativas del Estado y responsabilidad de la Policía Nacional”. ¿da legalidad Constitucional un decreto Ejecutivo?

La proporcionalidad para el militar parte del fusil que el Estado le asigna para cumplir la misión constitucional, ¿qué es proporcional al ataque de un supuesto delincuente con una piedra, cuchillo, machete o pistola? Cuando se emplea FF.AA. el principio de proporcionalidad pierde valor, debido a que debe someter con una mayor fuerza a la que tenga la amenaza.

El uso progresivo de la fuerza está ligado a la proporcionalidad, parece que han olvidado que la Corte Constitucional declaró inconstitucional un acuerdo del ministerio de Defensa, sobre este tema.

Muchos constitucionalistas, profesionales del derecho y analistas de seguridad concluyen que hay que reformar o hacer leyes, para el uso de FF.AA. en el orden público; y que es necesario la voluntad y decisión política del Ejecutivo y Legislativo, pero estos dos poderes no se entienden, están en constantes pugnas por el poder, además, algunos políticos están uniéndose para conspirar y en el caos asaltar el poder.