Opinión

GLAS INTENTÓ OTRA VEZ QUE NO LE REVISEN EL CELULAR Y LA TABLET.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
[email protected]

 

Desde la prisión de alta seguridad, LA ROCA, en la ciudad de Guayaquil dónde se encuentra hospedado tras las rejas, por medio de su abogado defensor presentó otro recurso judicial para impedir el proceso de revisión del teléfono celular y la tablet que le fueron confiscados cuando estaba «hospedado» en la Embajada de México de la capital de la República, éste operativo antidelincuencial fue realizado para impedir la fuga a México del delincuente Jorge Glas y se produjo el 5 de abril de éste año.

Se supone que la información contenida en el teléfono celular y la tablet incautados poseerían información importante que beneficiaría las investigaciones para determinar todo el daño ocasionado al país por la banda sediciosa identificada como la tristemente célebre Revolución Ciudadana o también como R.C. 5 dirigida desde Bélgica por un indeseable y desadaptado, que hasta vergüenza da pronunciar su conflicto nombre.

El país sigue confiando en las ejecutorias de la Fiscalía General del Estado y más que todo en este caso, que sería el momento preciso para dar la estocada final a este caso putrefacción con actores dirigidos de un país que se pensaba que era solidario con la verdad y justicia, que terminó siendo considerado como el verdadero Caín de América protector de casi todos los delincuentes ecuatorianos que residen en él.