Ciencia

Ghosting, la nueva forma de decir adiós

Tu pareja no contesta tus mensajes de texto ni tus llamadas, en Facebook, simplemente desapareció, e incluso te bloqueó en otras redes sociales; esa es la manera 2.0 de romper una relación.

EEUU. Llevamos prácticamente dos vidas con nuestra pareja. La real de carne y hueso, la de los besos y caminar tomados de la mano, y la digital, reflejada en las redes sociales, los correos electrónicos y WhatsApp. ¿Qué pasa cuando el amor se apaga y todo termina en una pelea, en un “no sos vos, soy yo” o “tomémonos un tiempo”? Las imágenes de los tiempos felices perduran en Facebook, aunque ese “estás en una relación” pasa a ser un “complicado” o algo peor, y surgen del pasado fotos que se ofrecen para volver a compartir. ¿Borrarlo o borrarla de la red social, recurrir al bloqueo, qué hacer? ¿Y si aplicamos la nueva modalidad del ghosting?

“Aunque la separación fue civilizada, y no nos tiramos platos por la cabeza, no soporto verlo con otras en Facebook. Borré todas las imágenes en las que aparecíamos juntos y dejé de ser su contacto. Sin embargo, como tenemos amigos comunes, seguía apareciendo mi pasado cada tanto. Opté por irme de Facebook”, confesó Patricia S., quien no quiere dar su nombre completo para que no piense que ella “sigue sintiendo algo por él”.

Otros entrevistados, actualmente en pareja, mostraron diversidad de criterios sobre qué hacer con sus ex en el mundo virtual, y cómo manejar los celos de sus actuales relaciones al ver fotos con otro u otra sonriendo. No hay una fórmula única.

Fantasmas de lo viejo

Un reciente artículo del Huffington Post reveló que ya más del 10% de los mil adultos norteamericanos encuestados han recurrido a esta práctica. El término ghosting había tomado popularidad unos meses antes, cuando Charlize Theron lo utilizó contra su pareja Sean Penn, al no responder sus mensajes de texto y llamadas. Razones para que estuviera furiosa no le faltaban, ya que su pareja la habría engañado con su propia doble de riesgo.

“Lo opuesto del amor no es el odio, sino la indiferencia”, dice en una nota del Psychology Today la psicóloga Jennice Vilhauer. Según explica, “para mucha gente ser víctima de ghosting puede provocar sentimientos de ser usado, descartado. Pero al que recurre a esta táctica pasiva-agresiva, puede dejarle cicatrices psicológicas”.

El ghosting podría ser una variante extrema del phubbing, la costumbre de ignorar a una persona por mirar constantemente el celular o la tablet. Esto no se limita a una relación afectiva, ya que también puede aplicarse en el trabajo o entre amigos.

Pagar para romper

En Canadá, si quiere romper con su media naranja sin ghosting, ya hay quienes se ofrecen como intermediarios. Por supuesto, por un precio, y el tipo de ruptura estará relacionada con la tarifa. En el sitio canadiense The Breakup Shop se ofrece desde un SMS o correo electrónico por 10 dólares canadienses, una llamada por 29 dólares y el combo de un SMS con un ramo de flores por 48 dólares.

En Block your Ex existe una variante automática para que la persona indicada no aparezca en nuestros navegadores desde cuentas de Twitter, Facebook o una dirección de Internet. Permite bloquear hasta cuatro “ex”. Este plugin está disponible para Chrome y Firefox.

Facebook no quiere perderte

La red social de Mark Zuckerberg no está feliz cuando pierde moradores de su país virtual de 1440 millones de usuarios registrados como puede ocurrir cuando alguien cambia de estado sentimental en su perfil y todos los contactos se enteran al instante. Por eso está probando, por ahora sólo en los Estados Unidos y para móviles, varias funciones que permitirán elegir si se quiere seguir viendo posts del ex, sin necesidad de bloquearlo o dejar de ser contacto. También se podrá limitar lo que el otro puede ver de uno, y lo que terceros pueden observar del pasado junto al ex. Todo esto se activa al cambiar el estado sentimental.

Hay literatura a favor o en contra de que borremos, bloqueemos o no a los ex. Las razones a favor de borrar son, entre otras, que hay un grado de masoquismo si se sigue viendo su actividad o que no ayuda para elaborar el duelo por la ruptura. En contra de hacerlo, entre otras causas, se dice que tarde o temprano se generarían conflictos con los amigos en común, así como tomarse el trabajo de borrar todas las imágenes que se han posteado, momentos felices que desaparecerán con un clic. (Internet/La Nación)