Internacional

Gaza: volver a clases en medio de las ruinas

La ciudad, devastada por la incursión israelí, intenta que los niños comiencen el año escolar.

ORIENTE MEDIO. Medio millón de alumnos volvieron a las clases en la Franja de Gaza, al término de un verano sacudido por la guerra con Israel, en la cual 500 de los chicos que deberían haber empezado fueron asesinados y otros 3.000 resultaron heridos.

En recuerdo a aquellos que no están más, en las aulas sus sillas quedaron vacías, con un cartel con el respectivo nombre. Para los heridos, en señal de respeto hacia quienes todavía están internados, se organizaron visitas en los cursos.

Desde hace semanas grupos de psicólogos intentan ayudar a los docentes a superar los traumas de la guerra porque desde hoy son ellos, en las aulas, los que ayudan a los alumnos.

Randa Zaher, una docente del liceo Ahmed Shawqi citada por el sitio web Al-Rai, dijo: “Estoy psicológicamente agotada, mis bienes y mis sueños están sepultados entre los escombros. Cómo puedo dedicarme a la enseñanza, luego de haber quedado sin un techo?”.

Justamente la cuestión de los desplazados representó uno de los desafíos mayores para las autoridades locales, ya que muchas decenas de miles de personas, durante los bombardeos de Israel, encontraron un refugio provisorio en las escuelas.

En las últimas semanas 10 mil desplazados fueron amontonados a la fuerza en dos institutos del barrio Zaitun para permitir la reactivación de los otros. En otras zonas, como por ejemplo la localidad de Beit Hanun, donde, según los habitantes, las destrucciones asumieron “el aspecto de un sismo”, los desplazados fueron albergados en tiendas provisorias y las escuelas aún no están listas.

Con la reapertura inminente del año escolar, los padres debieron comprar los materiales y nuevos uniformes a sus hijos. Las organizaciones humanitarias se movilizaron para ayudar a quienes se quedaron sin recursos y distribuyeron 100 mil mochilas con lo necesario para los chicos.

Entre quienes buscaron socorrer a la población están la ONG Save the Children y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) que, en un comunicado, destacaron la “importancia crítica de infundir la esperanza y apoyar el coraje, también en las condiciones más desfavorables”.

Volver a llevar los niños a la escuela servirá para ayudarlos a recuperar normalidad, destacaron. Pero para quien sufrió pérdidas dolorosas en su propia familia no será fácil poder concentrarse en los libros.

En consecuencia, en la primera semana las clases reales tendrán que esperar. Se privilegiarán más actividades comunes para disminuir las situaciones de estrés, juego, deporte, teatro y otras iniciativas, como el dibujo colectivo.

Los docentes recibieron instrucciones además de cómo identificar mejor a los alumnos que padecen traumas de la guerra. (Agencias/La Nación)