Opinión

GARRAPATAS

Henry Silva Viteri/Guayaquil

La garrapata es un insecto que pertenece a la superfamilia de ácaros, son ectoparásitos, es decir que es un organismo que vive en el exterior de otro organismo y se beneficia de la relación a expensas de éste. Son también hematófagos ya que desangran a sus víctimas y transmiten enfermedades como el tifus y la enfermedad de Lyme.

Este tipo de parásito lo podemos encontrar también entre los humanos ya que hay muchos que se aprovechan de su condición y viven desangrando a los ingenuos que caen en sus garras como es el caso de Don Naza, en Los Ríos, que se aprovechó de la ingenuidad y desesperación de la gente y se benefició a expensas de ellos.

Otro caso de “garrapatismo humano” lo podemos ver claramente en Quito donde el “garrapatamaestre” se aferra al cargo con dientes, uñas y pezuñas, cargo que le ha permitido, como las garrapatas del reino animal, vivir en el exterior del organismo (la Alcaldía) a la que nunca asistía y beneficiarse con contratos y palanqueos manejados por su garrapatita hijo, compra dolosa de pruebas contra el Covid y peculados.

Llegó al organismo que ha desangrado sin misericordia después de la votación del 24 de marzo de 2019 e irónicamente ganó la Alcaldía convirtiéndose en “garrapatamaestre” con solo el 21,3% de la votación general, es decir, que menos de la cuarta parte de los quiteños votaron por Jorge Yunda.

En octubre de 2019 Yunda se vio involucrado en los disturbios financiados por Nicolás Maburro y Mameluco Correa que causaron destrozos en Quito, él y la pupila de Mameluco Correa, Paola Pabón, permitieron los daños y abusos además de secuestros y vejaciones a Policías y periodistas.

Poco después el señor Yunda recibió un grillete electrónico por estar involucrado en un delito de peculado y será llamado próximamente a juicio.

Solo en el país de Ripley que es Ecuador ocurren estas cosas, servidores públicos involucrados en delitos despachan desde la cárcel o siguen con una cara de tuco terrible aferrándose a un cargo público. El “garrapatamaestre” no quiere dejar su fuente de ingresos y el de su hijito.

El Consejo Municipal harto de la desidia del señor Yunda se reunió y con la votación de la mayoría siguiendo los pasos que determina la ley removió al “garrapatamaestre” terminando así el “desangre” realizado durante dos años.

Pero como toda garrapata sacarlo ha sido una tarea hercúlea ya que el garrapatamaestre está utilizando todos los mecanismos que Mameluco Correa dejó para que los delincuentes puedan defenderse y violen a la justicia.

Cuando fue removido de sus funciones el señor Yunda comenzó a mover todos los hilos para dejar sin efecto su remoción y así presentó un recurso de ampliación y aclaración sobre el fallo del Tribunal Contencioso Electoral que respaldó la moción de remoción, de acuerdo a la ley una vez publicada el señor Yunda deja de ser Alcalde.

Como no le jugó ese número presentó un reclamo diciendo que han violentado sus derechos en la Unidad de la Violencia en Contra de la Mujer y la Familia en la que dolosamente salió sorteada la jueza María Belén Domínguez que lo ayudó dándole una acción de protección. Ya está siendo investigada la jueza.

El día 7 de julio de 2021 el juez Enrique Soto también sorteado dolosamente en 4 horas le dio medidas cautelares a favor de Yunda y suspendió el proceso de remoción, también lo están investigando. Es en realidad vergonzoso el accionar de los jueces que permiten a funcionarios de actuaciones dolosas interferir con la justicia.

Lo mismo ocurre con la señora Cinthya Viteri a la que una Fiscal la liberó de culpa en el bloqueo criminal de la pista del Aeropuerto a un vuelo humanitario y si hay alguna denuncia en su contra por violar la Constitución al amenazarnos con encerrarnos en nuestras casas si no nos “vacunamos” seguramente nos dirán “ella no fue”.