Economía

Galápagos recibirá desde el último trimestre de 2024 fondos de canje de deuda

El Gobierno ecuatoriano destinará USD 450 millones a la conservación de Galápagos, que antes estaban destinados al pago de la deuda.

Ecuador marcó un hito mundial en protección del medioambiente al realizar el mayor canje de deuda de la historia por naturaleza. Un año después de esta operación financiera se está apuntalando todo el andamiaje que permitirá que las Islas Galápagos reciba el dinero previsto para su conservación.

En total fueron USD 1.628 millones en bonos soberanos de Ecuador que acabaron recomprados por USD 656 millones, en una operación en conjunto con el Gobierno ecuatoriano, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Credit Suisse y las organizaciones ambientalistas Ocean Finance Company (OFC) y Pew Bertarelli Ocean Legacy.

Esto supuso un ahorro para el Estado ecuatoriano de unos USD 1.121 millones, incluidos los intereses, que dejará de pagar a los nuevos acreedores, con una garantía de USD 656 millones de la Corporación Financiera Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos (DFC) y otra de USD 85 millones del BID.

Como parte de este histórico canje de deuda, el Gobierno ecuatoriano destinará USD 450 millones a la conservación de Galápagos, que antes estaban destinados al pago de la deuda. Los fondos para naturaleza resultantes de esta operación serán administrados por el Galápagos Life Fund (GLF), una organización creada con el propósito de canalizar el dinero mediante subvenciones que garanticen el manejo sostenible de los recursos marinos del archipiélago.

Estructura de gobernanza

En su primer año de vida, el GLF ha establecido su estructura de gobernanza con una junta directiva conformada por cinco miembros gubernamentales y seis miembros privados, entre ellos representantes de sectores de la comunidad que habita el archipiélago.

Entre los seis integrantes de instituciones privadas están representantes de Pew Bertarelli Ocean Legacy, la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), la Cámara de Turismo de Galápagos (Capturgal), asociaciones de pescadores, Ledunfly Philantrophy y Acqua Blue Investments.

Con sede en la isla de Santa Cruz, la más poblada del archipiélago, el GLF tiene como su primera directora ejecutiva a Mónica Calvopiña, una bióloga marina oriunda de Galápagos, con estudios de postgrado en Conservación Marina y Desarrollo, y con más de veinte años de experiencia en manejo, administración y conservación de áreas marinas protegidas. Calvopiña ha liderado antes proyectos multidisciplinarios, ha implementado estrategias de conservación y ha desempeñado un papel fundamental en la creación de las dos áreas marinas protegidas de Galápagos y en la implementación de sus principales estrategias de manejo.

Las primeras subvenciones del GLF con los fondos procedentes del canje de deuda se esperan para el último trimestre de 2024, según anticipó la organización en un comunicado. Estas subvenciones estarán dirigidas a proyectos medioambientales, de desarrollo sostenible relacionados con la biodiversidad, lo social, lo económico, la sostenibilidad y el cambio climático, a cargo de organizaciones tanto gubernamentales como no gubernamentales, y de personas radicadas en Galápagos.

Por: PRIMICIAS