Economía

Franquicias, inversión en un tipo de negocio que viene con experiencia y en el que se comparten las ganancias

Quienes quieren emprender un negocio siempre pueden empezar algo desde cero o tomar una idea que ya está en el mercado para apalancarse. De este última manera trabajan las franquicias.

Para Pablo Carrera, profesor del Business School de la Universidad San Francisco de Quito, las personas que suelen preferir una franquicia para invertir cuentan con un capital y quieren rentabilizar esa oportunidad por lo que buscan opciones que les genere mayor rentabilidad que mantener el dinero en el banco.

Este catedrático de creatividad empresarial y emprendimiento agrega que lo primero que se debe pensar está en que igual constituye un riesgo, pero es menor que cuando se empieza desde cero, porque el franquiciante ya pasó una curva de aprendizaje dentro del mercado y eso es lo que da como modelo de negocio para que se replique.

Gremio selecciona y capacita personal para franquicia de alimentos y bebidas
Al momento de elegir qué tipo de franquicia escoger se debe pensar qué tipo de negocio le gustaría o para qué es bueno, la red de contactos (networking) que tiene porque tras comprar la licencia de la marca entran en juego muchos aspectos personales como motivación o tiempo, qué hacen que pueda tener éxito. «No todos están listos para implementar una franquicia de alimentos, de emprendimiento, de salud. El primer tema es de autodiagnóstico: para qué soy bueno, qué me hace feliz, qué es lo que disfruto haciendo».

En el caso de obtener un franquicia desde el exterior se debe pensar en si se podrá ‘tropicalizar’, es decir, adaptarse al mercado local porque no todas pueden ser exitosas en todos los espacios.

En definitiva, entre los pro están: menor riesgo de inversión al ser un negocio ya probado (tiene el know how, «saber cómo»), se apalanca en la marca y en su marketing, tiene procesos ya estandarizados. En tanto, los contra son: debe compartir las ganancias, los problemas de imagen o errores de la marca van a afectar al franquiciado.

¿Cuál es el proceso para adquirir una franquicia?
Luego de que uno está decidido a irse por este tipo de negocio se inicia un proceso para implementarlo, según Guido Santillán, gerente de la firma Ecuafranquicias, que vende y ayuda a negocios a crear franquicias.

Primero: Analizar las franquicias disponibles existentes en el mercado. Además de cuáles van con sus intereses.

Segundo: Apoyarse en un grupo de personas para tomar la decisión, incluyendo a quienes lo puedan ayudar en el tema financiero y legal.

Tercero: Ver a cuáles se puede acceder por el nivel de inversión con el que cuenta, ya que los valores pueden ir de alrededor de 20 000 hasta más de un millón de dólares, dependiendo de la marca.

Cuarto: Contactar y pedir información de la franquicia en la que tiene interés. Conocer la empresa para saber si es la adecuada y si cumple con sus expectativas para sentir confianza. Incluso, si se puede, conversar con personas que ya tienen ese negocio como franquicia.

Quinto: Tras tomar la decisión después del análisis, se pasa a la firma de contrato en el que se estipula el conjunto de cláusulas, obligaciones (como los montos por el porcentaje de las ventas, dependiendo de la marca puede ser entre 2% y 8%, y también puede haber un aporte para publicidad de 1% o 2% ) y responsabilidades para el manejo de la franquicia. El franquiciado debe recibir el permiso de uso de la marca y el conocimiento necesario para el desarrollo del negocio.

Propiciar franquicias locales
«La estadísticas dicen que el 70% de los negocios que empiezan desde cero, sin ningún apoyo, al segundo año estarán cerrados», dice Santillán, quien agrega que habrá un evento con 90 opciones de franquicias (la mayoría internacionales) el 18 y 19 de noviembre en Quito, en el hotel Hilton Colón.

Para Santillán también es importante hacer notar a los negocios exitosos locales que también pueden crear franquicias para que investiguen los procesos y así pueda haber más opciones locales que ya conocen el mercado ecuatoriano.

Sebastián Cárdenas, economista especializado en comercio exterior y docente de la Universidad Espíritu Santo, dice que las franquiciados son una opción para expandir las marcas y que se debe buscar que haya los mejores beneficios para las dos partes. «Es un tipo de negocio que ha venido en expansión con la globalización e incluso empresas grandes las toman».

Cárdenas expresa que hay que tomar en cuenta la rentabilidiad del negocio, información que muchas veces ya tiene la marca, al hacer una planificación de los costos que se va a tener. Cuando se tiene un conocimiento previo se puede ver dónde tener mayor eficiencia.

La voz de la experiencia

Vicente Maldonado adquirió una franquicia de hamburguesas gourmet que conocía de Quito, su nombre es Inka Burger.

«Principalmente, adquirí una franquicia porque ya se tiene un know how de una empresa que ya sabe, que tiene estándares, controles, sistemas para que puedas atender de la mejor manera y con productos de calidad a los clientes. Si arrancas solo lo puedes hacer también, pero con una franquicia tienes el expertise de un grupo que ya te ayuda en el tema en base a una experiencia. En el caso de Inka Burger, ya tenía cuatro años en el mercado», dice Maldonado, quien tiene una franquicia de la marca en la Plaza Guayarte desde 2018.

Él piensa que este tipo de negocio no te garantiza el éxito, pero minimiza el riesgo y optimiza el presupuesto, puesto que ellos daban la marca, las recetas, procedimientos de cocina, capacitación a personal y en temas administrativos, que comprende cómo relacionarse con los proveedores, negociaciones de precios, cuánto destinas a cada rubro, cómo se arregla y dispone los espacios del local, entre otras cosas.

Maldonado también indica que depende mucho del empeño que se pone en el negocio porque necesita aprender y dominar todos los procesos administrativos y de la comida, en este caso. Además ver qué iniciativas puedes tener.

«Sí necesitas tener un colchón económico porque puede empezar bien, depende dónde lo ubique puede tardar un poco más hasta que generes la venta que uno quiere», opina.

Según los expertos consultados, la franquicias más conocidas y más visibles son las de alimentos y servicios, pero hay también de salud, de tecnología, de educación, entre otras áreas. (I)

 

 

 

EL UNIVERSO