Opinión

FRANCISCO EL MUDO

Henry Silva Viteri/Guayaquil

En Nicaragua el dictador  Daniel Ortega, ex guerrillero y actual compinche de los sucioslistos Nicolás Maburro, la Bestia 666 Correa, Evo “cocalero” Morales, Lula “corrupto” da Silva, Cristina “rata” Fernández y de toda la caterva de delincuentes supuestamente “izquierdistas” ha iniciado una persecución y violación de los derechos humanos al secuestrar a monseñor Rolando Álvarez y ocho personas más entre los que hay sacerdotes y seminaristas.

Y el dictador Daniel Ortega no solo es violador de derechos humanos, también violó a la hija de su actual esposa, la sin alma Rosario Murillo, esta mujer en vez de apoyar a su hija la acusó de estar loca y ser ella la que obligó al violador Ortega a realizar el delito, con esos “cromos difíciles” que se puede esperar, lo de monseñor Álvarez es reciente, ya antes expulsó de Nicaragua a la congragación de la Madre Teresa de Calcuta que realizaban labor social que este dictador y su abominable mujer no lo hacen y solo se preocupan de robar.

Y antes de todo lo que está sucediendo, el tirano Ortega previo a las elecciones presidenciales encarceló y persiguió a los posibles rivales que le hubieran ganado la presidencia, este esperpento como todos los seguidores del Sucialismo Siglo XXI una vez que se apoderan del poder no lo quieren soltar y eso fue lo que hizo este diablo con su abominable mujer.

Cuando el tirano Ortega persiguió a los candidatos a la presidencia y los encarceló, los países democráticos alzaron su voz de protesta, la OEA reclamó y pidió se respeten los derechos de los candidatos, es decir hubo un reclamo ante el atropello que la pareja infernal estaba cometiendo. Pero ahora que la pareja diabólica está persiguiendo a los sacerdotes y monjas católicas en el Vaticano “cric” “cric”, solo se escucha el cric de los grillos y Francisco el representante de los perseguidos MUDO.

Jorge Bergoglio alias Francisco I tiene antecedentes de abandonar a sus compañeros, esto sucedió el año 1976 cuando él era el superior de los jesuitas en Argentina y no protegió a dos sacerdotes de su orden que realizaban tareas sociales en barrios marginales, los religiosos Orlando Yoriol y Francisco Jalics fueron detenidos en mayo de 1976 y estuvieron cautivos de la dictadura argentina durante 5 meses.

Previo al secuestro de Monseñor Álvarez la pareja diabólica de Nicaragua había congelado las cuentas de organizaciones civiles de la iglesia católica que se dedicaban a prestar servicios de educación, alimentación y salud a una gran parte de la población nicaragüense que está dentro de la línea de pobreza absoluta; así mismo la pareja diabólica suspendió la personaría jurídica de todas estas entidades y para cerrar este capítulo expulsó a la orden de la Madre Teresa de Calcuta acusándolas de estar involucradas en “actividades subversivas”, y Panchito I cric, cric en el Vaticano.

El comportamiento abusivo de la pareja diabólica se beneficia de este silencio cómplice de Panchito el mudo, este silencio se da por las disputas de las ordenes como las de los jesuitas, franciscanos, dominicos, lasallistas, Opus Dei y los legionarios de Cristo con los sacerdotes diocesanos que trabajan con lo que colabora el pueblo, la labor que realizan estos sacerdotes es lo que molesta a la pareja diabólica.

Francisco I parece que tiene una inclinación a los tiranos que torturan a sus países, recordemos la alegría de Panchito en Cuba con Fidel a quien regaló libros y grabaciones del sacerdote jesuita Armando Llorenti que había sido tutor del tirano y tuvo que dejar Cuba en el año 1961 cuando Castro ganó la revolución.

Esa inclinación de Panchito a las dictaduras es lo que ahora pasa con los sacerdotes y monjas en Nicaragua, por eso ese silencio; durante la dictadura militar argentina abandonó a sus compañeros jesuitas, muy alegre se lo vio en sus visitas a países dominados por tiranos como sus viajes a Cuba y a Ecuador cuando la Bestia 666 nos tiranizaba. Francisco no debe ser Francisco I sino Francisco el Mudo.