Opinión

FRÁGIL ALIANZA POR LA GOBERNABILIDAD.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

 

Bastó que el innombrable prófugo de la justicia metiera la cuchara en el manjar del poder al intentar llevar a juicio político a la Fiscal General del Estado para que todas sus ambiciones caigan en el saco roto de su impunidad.

Lo poco y que con total desconfianza había avanzado el expresidente Correa en la búsqueda de su plena libertad, por apresurarse regresó a cero y sin querer queriendo la Fiscal General del Estado nuevamente salió airosa y con más confianza de sus actuaciones y resoluciones.

Si el presidente Noboa todavía tiene intenciones de una posible reelección inmediata, debería tener más presencia y actuar con la celeridad que la circunstancia política actual así lo amerita y tratar de cubrir todos los puestos estatales con personas dispuestas a sudar la camiseta del borrón y cuenta nueva.

Esperemos que no cometa el mismo error que cometió el inútil presidente Lasso de gobernar con los reciclados rivales, que terminaron con cualquier mínima intención de regresar al poder.