Opinión

FOCALIZACIÓN Y COMPENSACIÓN DEL PRECIO DE LOS COMBUSTIBLES

Econ. Marco Flores T./ Quito

«Todo parece imposible hasta que se hace.» Nelson Mandela

La economía es un proceso dinámico y no un estado de situaciones estáticas bajo recetas estándar que no permiten progresar, inscritas en el gran fracaso del gobierno mínimo. «Los políticos, los dirigentes empresariales y los expertos han confiado durante mucho tiempo en un credo de gestión que se centra obsesivamente en medidas estáticas de eficiencia para justificar los recortes de gastos, la privatización y la subcontratación» – Mariana Mazzucato, Giulio Quaggiotto.

Ahora mismo la política económica en Ecuador, por una parte, requiere un mejoramiento sustantivo de la inversión social pública para comenzar a resolver sus graves carencias sociales, impulsar innovación, crecimiento y empleo; por otra, para producir la eliminación gradual del déficit fiscal. Las dos cosas simultáneamente.

El déficit debe ser tratado como instrumento de política fiscal, un medio y no un objetivo. Su eliminación debe ser programada pero lo que no debe es simplemente destruir la inversión social pública en un país con tantas carencias y pobreza como Ecuador.

I. ANTECEDENTES

1. Invariablemente los diferentes gobiernos y organismos multilaterales de crédito aseguran que en Ecuador hay un elevado subsidio a los combustibles fósiles que no solo consume parte importante del Presupuesto General del Estado (PGE), sino que además, constituye un subsidio regresivo que no llega con toda la ayuda efectiva que podrían recibir las personas más pobres y necesitadas.

2. Por más de 40 años se ha discutido en Ecuador la posibilidad de focalizar el precio de venta de los combustibles para proteger a los más pobres, que son muchísimos. Nunca se definió ni logró nada, posiblemente por la complejidad efectiva de hacerlo y la ausencia de verdadera voluntad política y económica.

3. El Decreto Ejecutivo 462 de 26 de junio de 2022 dispuso que las gasolinas extra y ecopaís, disminuyan 10 centavos por galón, pasando de un precio de 2,55 a 2,45 dólares. El diésel tuvo la misma reducción y pasó de 1,90 a 1,80 dólares por galón.

II. OBJETIVOS SIMULTÁNEOS DE LA FOCALIZACIÓN Y COMPENSACIÓN DEL PRECIO DE LOS COMBUSTIBLES

1. Crear un mecanismo descomplicado, fácil de aplicar y controlar, equitativo, justo y seguro, para usar mucho mejor los recursos, focalizando y compensando con eficiencia y eficacia la diferencia entre el costo de importación de los combustibles y su precio de venta interno.

2. Proteger a 7 millones de personas que sufren pobreza multidimensional, por ingresos y extrema; también a las familias de clase media con ingresos reducidos, a los jubilados, desempleados, subempleados y receptores de ingresos fijos y bajos, compensándolos adecuada y oportunamente.

3. Cuidar la biodiversidad y el planeta, impulsando una economía verde y energías limpias en sustitución del uso de combustibles fósiles1, cuya combustión son causa principal de contaminación y del cambio climático. En este sentido los mejores reguladores del uso y consumo de combustibles fósiles constituyen su precio de venta, la conciencia ambiental de la gente y la Buena Economía.

4. Favorecer una sostenibilidad fiscal que permita la ejecución de políticas públicas en el corto, mediano y largo plazos, instrumentando un sistema que no signifique más costos para el Gobierno. El sistema diseñado cambiará el destino y no el monto de los recursos que el gobierno asegura dedicar como subsidio a los combustibles.

5. Eliminar contrabando, mercados negros y fugas de combustibles.

6. Impulsar el consumo de los hogares para dinamizar la actividad económica, la producción, crecimiento económico, empleo y competitividad.

7. Resolver un problema que continúa vigente por más de cuatro décadas, respetando la realidad social y económica de las familias ecuatorianas.

III. EL SUBSIDIO A LOS COMBUSTIBLES

1. El Grupo FARO estima que el monto de subsidios a los combustibles en el año 2018 fue de 3329 millones de dólares, en 2019 de 2333 millones, en 2020 de 1091 millones, en 2021 de 2214 millones; y, que en el año 2022 alcanzaría a 3345 millones de dólares si se mantiene el elevado precio internacional del petróleo.

2. El Gobierno coincide lo suficiente con estas estimaciones y parece razonable escoger como monto anual del llamado subsidio a los combustibles el valor promedio de los años 2018 y 2019, es decir, 2831 millones de dólares. Se descarta el año 2020 por ser el de mayor contracción económica; el año 2021 por ser el primer año de rebote económico luego de la contracción; y, el año 2022 porque recoge los mayores precios internacionales por barril de petróleo.

3. Si se incluye en el cálculo la producción nacional de combustibles y derivados de petróleo a precios locales y no internacionales que cubre alrededor del 36% de la demanda interna; si se añaden los beneficios que el Estado obtiene por exportación de combustibles y otros derivados; si se suman los ingresos provenientes de la venta interna de combustibles y derivados; y, si luego se restan los costos de los combustibles importados, se concluye que en Ecuador no existe subsidio a los combustibles, tal como lo sustenta la Asociación Nacional de Trabajadores de las Empresas de la Energía y el Petróleo (ANTEP)2.

1 Incluidos el gas licuado de petróleo y el gas natural licuado que aunque contaminan menos también son combustibles fósiles. 2 “En el Ecuador, los combustibles para satisfacer la demanda nacional se obtienen a partir de dos procesos, el primero es la refinación de petróleo en los tres principales complejos del país (Esmeraldas, Shushufindi y La Libertad), y el segundo, mediante mezclas de derivados producidos localmente con naftas importadas. Como lo mencionamos del proceso de refinación del crudo no sólo se obtienen gasolinas (naftas) y diésel, sino muchos más productos que incluyen también fuel oil, asfalto, solventes, GLP, Jet A-1, AVGAS, lubricantes, nafta base, gas natural, gas natural licuado, residuo crudo, azufre, gasóleo, etc.”

4. Pero independientemente de si existe o no subsidio a los combustibles y de su forma de calcularlo los ecuatorianos requieren usar mucho mejor sus recursos para orientarlos con eficiencia, transparencia y prioridad a la inversión social pública, de manera que permita impulsar un crecimiento económico que genere empleo y oportunidades de progreso.

IV. EL VERDADERO PROBLEMA ES LA POBREZA Y EXCLUSIÓN

1. El verdadero problema de los ecuatorianos pobres no está en un eventual precio de los combustibles, sino en la permanente pobreza y exclusión que reduce su presupuesto y capacidad efectiva de consumo, apenas recibiendo una ayuda marginal de un Estado que siempre aparece necesitado, entre otras causas, por insuficiente crecimiento económico y generación de empleo.

2. El dinero que el gobierno destina a cubrir la diferencia del precio de importación y de venta interna de los combustibles no beneficia por igual a todos los ecuatorianos. Al menos 7 millones están viviendo en pobreza con graves carencias en salud y salubridad, nutrición, educación, vivienda y otras penurias. Hay 4.5 millones de personas subsistiendo con menos de 2.9 dólares diarios. Pero la pobreza todavía puede ser mayor porque 1.9 millones de ecuatorianos sobreviven en pobreza extrema con ingresos inferiores a 1.65 dólares diarios por persona (INEC).

V. LOS PRECIOS DE LOS COMBUSTIBLES QUE SE REQUIERE FOCALIZAR

1. Como el dinero que el país destina a cubrir la diferencia entre el precio de importación y el precio de venta nacional de los combustibles no beneficia por igual a todas las personas se propone focalizar y compensar el precio de venta del gas licuado de petróleo de uso doméstico3 (GLP), el diésel y las gasolinas, actualmente, extra y ecopaís.

2. El GLP pasaría a costar 6 dólares por cada bombona de 15 kilos pero el sistema que se propone permite focalizarlo y compensarlo para las personas pobres y necesitadas.

1. Se elimina la diferencia entre el precio de importación y el precio de venta interno del diésel y las gasolinas, actualmente, extra y ecopaís, pero también el sistema propuesto permite focalizarlo y compensarlo. El Gobierno garantizará la calidad internacional de los combustibles. El margen máximo por costos de operación y utilidad de comercializadores privados será establecido por EP Petroecuador.

3. El precio de venta de los combustibles, la conciencia ambiental de la gente y la Buena Economía, no pueden permanecer indiferentes y al margen de la permanente combustión de combustibles fósiles que libera dióxido de carbono y otros gases tóxicos que atrapan el calor en la atmósfera, producen el efecto invernadero y constituyen principales causas del calentamiento global y cambio climático.

4. Bajo el sistema de focalización y compensación de precios propuesto la opción preferente a considerar debería ser focalizar, compensar y cerrar en dos etapas la diferencia entre los precios de importación de los combustibles y los precios de venta internos, con excepción del GLP que incluye un tratamiento diferenciado. La primera etapa una vez cumplida la recuperación de la inversión social pública reiteradamente anunciada por el Gobierno, y la segunda, durante el año próximo.

3 Incluye el gas natural licuado (GNL).

5. No existe esfuerzo fiscal adicional porque únicamente se modifica el destino de los recursos que el gobierno asegura dedicar a subsidiar los combustibles, cambio necesario y recomendado para usar mejor, mucho mejor los recursos.

VI. LA COMPENSACIÓN DE PRECIOS EN GASOLINAS Y DIÉSEL

2. La propuesta central de focalización y compensación de los precios de gasolinas y diésel, radica en reducir del 12% al 8% el impuesto al valor agregado general (IVA) y del 12% al 5% el IVA en restaurantes, cafeterías, hoteles y pequeños negocios, fácilmente afectados por las variaciones de la demanda.

3. Por cuatro días al año adecuadamente seleccionados se elimina el cobro del IVA en todas las compras de hasta 100 dólares sin límite en el número de transacciones. Reducir los precios de venta es el principio que permite las gangas y ofertas para vender más y aumentar los ingresos por volumen de ventas antes que por precio.

4. Ningún negocio o establecimiento privado podrá incluir recargo porcentual alguno a sus facturas por venta de bienes o prestación de servicios que no hayan sido establecidos por ley o por el Servicio de Rentas Internas (SRI).

5. En hoteles, restaurantes y negocios, tampoco se cobrará el 10% por servicios, como todos los demás trabajadores sus empleados deberán ganar un sueldo, independiente de la propina voluntaria. Es torpe y dañino obligar al pago de 22% entre IVA y servicio, cuando el ingreso real laboral promedio por ecuatoriano es de 302 dólares mensuales (INEC) y el ingreso percápita real ha retrocedido al nivel de hace 10 años y apenas suma 324 dólares mensuales (BCE).

6. Mejorar la actividad económica impulsa el crecimiento y sólo el crecimiento económico genera empleo, mejora los ingresos y amplía la recaudación tributaria. Crear empleo es la mejor forma de mejorar la recaudación tributaria. Si se amplía la capacidad de compra de las personas, incluso si disminuye el IVA, mejorará su elasticidad por cada punto porcentual. Claramente en Ecuador una recaudación tributaria insuficiente no es causada por impuestos bajos sino por reducida actividad económica y eventual evasión tributaria.

VII. LA COMPENSACIÓN DE PRECIO EN EL GAS LICUADO DE PETRÓLEO PARA USO DOMÉSTICO (GLP)

1. Tendrán derecho a una bombona mensual de 15 kilogramos de GLP a precio preferente (precio vigente) las personas cuyo consumo mensual de energía eléctrica se encuentre en un rango de 0 a 130 KWH por mes, 110 kWh-mes en las empresas distribuidoras de la región Sierra; y de hasta 130 kWh-mes en las empresas distribuidoras de las regiones Costa, Oriente e Insular. Este rango debería cubrir a toda la población pobre ecuatoriana.

2. La factura eléctrica mensual incluirá un cupón de seguridad, desprendible o anexo, emitido al portador por el valor del incremento en el GLP para ser utilizado mensualmente

en la compra de una bombona de 15 kilogramos de GLP. El cupón mensual (o anexo) tendrá 6 meses de validez, será acumulable, libremente y negociable.

3. La diferencia entre el precio preferente en la bombona de 15 kilos de GLP y el precio de venta de 6 dólares será cubierto con recursos del Presupuesto General del Estado (PGE).

4. Las personas que carezcan de servicio eléctrico, medidor de consumo y por tanto de factura, serán compensadas mensualmente a través del Bono de Desarrollo Humano, considerando un consumo mensual de 1 bombona de 15 kilos de GLP.

5. Los consumidores no incluidos como beneficiarios del precio preferente pagarán 6 dólares por la bombona de 15 kilos de GLP, exclusivamente destinada al uso familiar doméstico.

6. Las empresas eléctricas están obligadas a realizar la medición mensual real de consumo de energía eléctrica. La falta injustificada de medición real del consumo será causa suficiente de destitución inmediata de la principal autoridad. Si por razones de fuerza mayor la medición del consumo fuese imposible realizar se considerará el promedio móvil de consumo de los últimos seis meses.

VIII. POR QUÉ EL IMPUESTO AL VALOR AGREGADO ES LA VARIABLE OPERACIONAL

1. El impuesto al valor agregado (IVA) es un impuesto indiscriminado y altamente regresivo que afecta mucho más a los pobres y personas con ingresos bajos y fijos porque las obliga a destinar un porcentaje mayor de sus ingresos a pagar el impuesto, consecuentemente, también su reducción los beneficia en mayor proporción.

2. El consumo total en el año 2021 fue un 76% del Producto Interno Bruto (PIB). El 61% correspondió al consumo de los hogares y el 15% al consumo del gobierno. Como los pobres dedican todos sus ingresos al consumo la reducción porcentual del IVA mejorará el consumo de sus hogares. Como el IVA es un impuesto al consumo, reducirlo impulsará la demanda, crecimiento y empleo.

3. Como también el IVA aplica a las importaciones y las de materias primas y bienes de capital, indispensables para la producción nacional, representan un 60% del total de importaciones FOB, claramente la reducción del IVA disminuirá costos de producción, mejorando la competitividad productiva y tributaria.

4. La recaudación bruta del impuesto al valor agregado los años 2018 y 2019 fue en promedio de 6658 millones de dólares. Si la economía fuera una ciencia lineal los 4 puntos porcentuales del IVA equivaldrían a 2219 millones de dólares. Pero la economía no es lineal ni es estática y una disminución de 4 puntos porcentuales del IVA debe impulsar el consumo y la recaudación tributaria como resultado de la elasticidad4 de demanda del propio tributo respecto de su recaudación. Esto significa que el Gobierno ecuatoriano no necesitará destinar más del equivalente a 4 puntos porcentuales de la recaudación del IVA para cubrir la compensación anual del precio de venta de los combustibles.

4 La elasticidad precio de la demanda mide el grado de respuesta, o elasticidad, de la cantidad demandada cuando se modifica su precio. En el caso de la elasticidad del IVA se referirá a la modificación que sufre su recaudación cuando se modifica el porcentaje del impuesto aplicable.

IX. LA INVERSIÓN SOCIAL PÚBLICA ES FUNDAMENTAL

1. La propuesta de focalización y compensación del precio de los combustibles necesita que el gobierno amplíe significativamente la inversión social pública de manera que permita impulsar la demanda interna con capacidad efectiva de compra. Hay que poner dinero en la economía para activar su crecimiento.

2. Desde hace cinco años Ecuador sigue una política económica de letal austeridad fiscal que no solo ha destruido inversión social pública, sino que ha perjudicado el crecimiento económico y el empleo. Especialmente los ecuatorianos pobres y necesitados realmente están sufriendo graves penurias económicas y sociales.

3. Es letal la excesiva austeridad fiscal del gobierno mínimo que destruye inversión social, desemplea y empobrece a las familias ecuatorianas. Alcanzar un balance primario con superávit y un balance global con superávit5 no puede destruir la necesaria inversión social. Es imprescindible que el gobierno invierta en la gente y especialmente en los pobres. Invierta en educación, salud, producción, seguridad e infraestructura. Invierta para promover innovación y cerrar la brecha digital.

4. El crecimiento económico no es una simple tasa porcentual, debe tener, dirección hacia ese progreso compartido que no se transmite por goteo, y menos de arriba hacia abajo. El año 2021 y primero de post pandemia la economía tuvo un rebote de apenas 4.2% que no hubiera sido posible sin el incremento de 10.2% en el gasto de consumo final de los hogares, producido gracias a los 4360 millones de dólares en remesas que enviadas desde el exterior por ecuatorianos migrantes, evitaron colapse el consumo de los hogares pobres y el propio rebote económico.

5. No son suficientes los anuncios del ministro de finanzas ofreciendo impulsar la inversión social, el crecimiento económico y el empleo. No es lo que se dice que se hará sino lo que se hace lo que importa. Mientras mayor el tiempo necesario para que la economía crezca sostenible más equivocada y dañina la conducción económica. Entre los años 2017 a 2021 el PIB promedio de Ecuador creció 0,02% anual, es decir, no creció.

6. Ecuador y sus ciudadanos requieren un crecimiento económico inclusivo dentro de límites que cuiden el planeta. Lo importante es usar el conocimiento, ubicar el camino al progreso y transitarlo sin regresar. La era del conocimiento y la innovación ofrece la posibilidad de abandonar «prisiones mentales» y progresar, pero es indispensable impulsar los cambios que se requieren para tener un mejor presente y futuro.

5 El balance primario es la diferencia entre ingresos y gastos antes del pago de interese de la deuda pública. El balance global es resultado de deducir del balance primario el valor por pago de intereses de la deuda pública (BCE = Banco Central del Ecuador

X. REFLEXIÓN FINAL

La propuesta de focalización y compensación del precio de los combustibles ha sido pensada buscando la mejor alternativa social, económica, administrativa y de control posible, pensada para compensar a la población pobre de Ecuador por la eliminación de la diferencia entre el costo de importación y el precio interno de venta de los combustibles.

En el caso del gas licuado de petróleo para consumo doméstico la propuesta de reducción del IVA se complementa con un reintegro de valor monetario mensual directo al beneficiario, establecido en relación al consumo de energía eléctrica que también puede ser aplicado para el caso del diésel y las gasolinas.

Para definir el precio de venta de los combustibles el país deberá resolver si los producidos en Ecuador — que ahora mismo cubren un 36% de la demanda nacional- son valorados considerando los costos de producción local o los respectivos costos de importación.

Ecuador requiere ser conducido a un progreso sostenido y compartido que solo es posible desde el conocimiento y valores universales. La inversión del Estado es crucial para vencer el círculo de pobreza y exclusión, consecuencia de malas políticas públicas acumuladas con el tiempo, pobreza y exclusión que se profundizan por el deficiente nivel de educación de los jefes de hogares pobres. La Buena Economía existe para que la gente viva mejor y eso es lo que realmente importa.