Economía

FMI celebra la “transparencia” de prueba de solvencia del BCE

FMI considera un ejercicio “importante”, la prueba de solvencia, para aumentar la confianza en las instituciones bancarias.

El FMI celebró la “transparencia” de la prueba de solvencia sobre los bancos de la zona del euro publicada por el Banco Central Europeo (BCE) y destacó que este proceso debe repetirse anualmente.

En un comunicado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) reaccionó a la prueba divulgada  por el BCE, que detectó un déficit de capital de 25.000 millones de euros en 25 bancos de la zona euro, sobre todo italianos.

“El FMI da la bienvenida a la conclusión exitosa de la evaluación integral de los bancos en la zona euro del BCE. El ejercicio (…) marca el avance sustancial que se ha alcanzado hacia una unión bancaria”, dijo en un comunicado el director de comunicaciones del Fondo, Gerry Rice.

“El alto nivel de transparencia y la posibilidad de comparar los resultados permitirá a los participantes en el mercado hacer sus propias evaluaciones de la salud de los bancos, lo que debería ayudar a impulsar la confianza”, añadió.

Rice señaló que, en general, la prueba de solvencia “proporciona una base importante para fortalecer más los balances de los bancos, lidiar con instituciones débiles y conceder más préstamos para apoyar la recuperación”.

“Estamos de acuerdo con el BCE en que éste es un primer paso importante y apoyamos su determinación a repetir el ejercicio anualmente y mejorar constantemente el proceso”, apuntó el portavoz del FMI.

El BCE asumirá a partir del 4 de noviembre la supervisión unificada directa de 130 bancos de la zona del euro, pero antes ha hecho este ejercicio de evaluación sobre la base de los balances a finales de 2013, que ha consistido en una revisión de la calidad de los activos y en una prueba de resistencia.

De los 25 bancos que tienen déficit de capital, 9 son italianos, 3 griegos, 3 chipriotas, 2 belgas y 2 eslovenos.

Además, han suspendido un banco de España, Francia, Alemania, Irlanda, Austria y Portugal respectivamente. (Efe/La Nación)