Opinión

Florida debe permitir que inmigrantes indocumentados tengan licencia para conducir

La consecución de la licencia de manejar para inmigrantes indocumentados en Estados Unidos es una problemática que todos aceptan y la mayoría quiere solucionar, aunque en la Florida se ha pretendido politizarla.

En 12 estados es posible que estos inmigrantes obtengan una licencia de conducir; sin embargo, en la Florida, a pesar de haberse intentando varias veces, tanto en gobiernos demócratas como republicanos, hasta el presente no se ha podido aprobar un proyecto de ley al respecto en la legislatura.

Los estados donde es permitido que los inmigrantes logren una licencia de manejar son California, Colorado, Connecticut, Delaware, Hawaii, Illinois, Maryland, Nevada, Nuevo México, Utah, Vermont, Washington y hasta la mismísima capital, Washington D.C. En otros países, donde tampoco se les concede el permiso para manejar a los inmigrantes, existe al menos otro tipo de documento, carnet o cédula de identidad que se utiliza para identificar al individuo.

En Estados Unidos, de los 12 estados que permiten la obtención de esta licencia, siete expresamente declaran y hasta imponen una marca en la licencia, para establecer que esa tarjeta no puede utilizarse como identificación. Ellos son California, Connecticut, Delaware, Maryland, Nevada, Utah y Washington D.C. Cuando se dice que no puede utilizarse como identificación, es para propósitos federales, como el ingreso a una base militar, a prisiones federales o a un edificio de inmigración.

Sin embargo, la licencia en estos casos si cumple su cometido de identificación, sobre todo en la vida civil y especialmente para propósitos bancarios. Sucede que no todos los bancos observan la misma conducta referente a esta temática. Esto significa que muchos usuarios, que realmente no son residentes en EEUU abren cuentas en bancos, a los cuáles hacen transferencias desde sus países de origen.

La problemática aquí es que la mayoría de esas transferencias suelen ser de origen dudoso, como el caso actual de los venezolanos corruptos de la dictadura madurista, que envían grandes remesas monetarias, incluso a veces a nombre de testaferros, quienes si tienen residencia legal en EEUU. Y obviamente, en muchísimo casos, las ciudades locales se hacen la vista gorda porque al final esos recursos vienen a dinamizar sus economías, mediante la creación de nuevos negocios y empleos.

Algunas ciudades en Estados Unidos emiten un tipo de identificación para los inmigrante indocumentados, como son New Haven, San Francisco o Nueva York. No obstante, estas identificaciones no son válidas para manejar o comprar un seguro de automóvil.

Valga la aclaración, los inmigrantes pueden tener documentos expedidos en sus países de origen, por lo tanto no serían “indocumentados”. Pero al no tener estatus inmigratorio en EEUU, muchos pudieran ser catalogados como “ilegales”.

Algunos consulados en EEUU emiten un documento llamado “Matricula Consular”, que viene a ser un tipo de identificación para sus ciudadanos. Entre ellos están Honduras, Guatemala, México, Ecuador, Argentina y Colombia. También existen las llamadas “Licencias Internacionales de Manejo”, que aunque aparentemente cumplen su función, en EEUU no tienen validez legal para manejar ni tampoco ofrecen seguridad como documento de identificación.

La consecución de la licencia de manejar para los inmigrantes indocumentados en EEUU es sumamente importante. Ocurre que en la práctica estos inmigrantes que han logrado arribar de una forma u otra a tierras estadounidenses, necesitan desplazarse en un territorio tan extenso. Y como es de esperar, van a manejar con o sin licencia, de manera que lo más inteligente es concederles ese privilegio mientras estén en suelo americano.

Desde luego, esto no significa un estatus migratorio, y al contrario, mas bien es un beneficio para la nación porque permite cuantificar y localizar a los inmigrantes. Por otra parte, existe la gravedad de muchos inmigrantes que al manejar sin licencia, tampoco tienen seguro de auto. Evidentemente, en caso de accidentes viales, esto resulta catastrófico. Por lo demás, al otorgar licencia de manejar a los inmigrantes, la venta de seguros automovilísticos se disparará.

Los estados que actualmente emiten estas licencias, regularmente exigen pruebas de residencia y declaración de impuestos del año previo. Dado que los inmigrantes que arriban a EEUU con visas de turistas, solamente pueden manejar con la licencia de su país por un mes, esto implica que deberán permanecer casi un año sin manejar en estos casos. Sabemos que eso no acontecerá.

En conclusión, la Florida no puede quedarse rezagada, y debe de una vez y por todas, otorgarle licencia de manejar a los inmigrantes sin estatus legal en EEUU. Es lo más inteligente.

Autor: Benjamín F. DeYurre /Estados Unidos.