Deportes

Fiscalía uruguaya confía que EE.UU. no trabe extradición de Figueredo

El Ministerio de Justicia y Policía de Suiza comunicó este miércoles que Figueredo consintió ser extraditado a su país, en lugar de a EE.UU., que solicitó en primer lugar su extradición.

MONTEVIDEO. El fiscal uruguayo del crimen organizado Juan Gómez, encargado de la investigación del caso de su compatriota y expresidente de la Conmebol Eugenio Figueredo, confía en que la Justicia de Estados Unidos no ponga ningún “obstáculo” a que este último sea juzgado en su país, aseguró.

Figueredo fue detenido en Suiza junto a otros altos directivos de la FIFA el pasado 27 de mayo a petición de la Justicia estadounidense, que les acusa de organización mafiosa, fraude masivo o blanqueo de dinero.

Por otro lado, en otra causa, las autoridades jurídicas uruguayas también sospechan que abusó de su posición cuando era presidente de la Conmebol para enriquecerse a través de sobornos millonarios por otorgar derechos de retransmisión de partidos de fútbol a una compañía de comercialización estadounidense.

El Ministerio de Justicia y Policía de Suiza comunicó este miércoles que Figueredo consintió ser extraditado a su país, en lugar de a EE.UU., que solicitó en primer lugar su extradición.

La Justicia del país norteamericano tiene hasta el 19 de noviembre para notificar a las autoridades helvéticas si está de acuerdo en dar prioridad al país sudamericano para juzgar al que también fue vicepresidente de la FIFA.

“Acá (Figueredo) viene con el compromiso de firmar un acuerdo de cooperación con la Fiscalía y es muy probable que en ese compromiso esté el aporte de datos relevantes”, aseguró Gómez sobre las condiciones que han negociado con el imputado.

En caso de que las autoridades norteamericanas recurran la prioridad será el Ministerio de Justicia del país europeo el que tenga la última palabra sobre el destino de Figueredo.

Ante esta hipotética situación, Gómez opinó que la Justicia suiza valorará la “voluntad” del imputado, su edad -83 años-, su estado de salud -que según el fiscal “le afecta sensiblemente”- y el hecho de que la investigación del caso comenzó en Uruguay en 2013 y que la Justicia de este país ha colaborado con la de EE.UU. “sin ninguna cortapisa”, apuntó.

Gómez también señaló que hasta el momento no se ha producido ninguna comunicación entre las autoridades judiciales de ambos países americanos sobre este asunto más allá de los “exhortos” oficiales.

Siete altos cargos de la FIFA fueron detenidos en Zúrich a finales de mayo, cuando iban a participar en la elección del presidente de este organismo.

Dos de ellos fueron extraditados a EE.UU. y los otros continúan en Suiza, donde han apelado ante el Tribunal Federal para evitar ser juzgados allí. (Efe/La Nación)