Actualidad

Fiscalía inició instrucción fiscal contra seis personas por presunto delito ambiental

La instrucción fiscal durará 90 días, y se delegará a la Fiscalía de la localidad que continúe con el proceso judicial.

CHILLANES- En la Unidad Judicial del Cantón Chillanes, el juez Jorge Ávila,  dictó prisión preventiva para seis personas por delito ambiental en vista que las exploraciones para extraer minerales no fueron realizados con los protocolos y cuidado el entorno natural.

En la audiencia de formulación de cargos realizada en la Unidad Judicial del Cantón Chillanes, el fiscal Carlos Valdivieso indicó que existen elementos suficientes para determinar la existencia de un presunto  delito  que atenta contra el medio ambiente.

Los procesados fueron detenidos durante el operativo encabezado por la Fiscalía el 22 de enero del 2014, donde participaron cuatro fiscales y cuatro secretarios y contó con la colaboración de la Policía Nacional y del Ejército.

El operativo  liderado por la Fiscalía en coordinación con los Ministerios del Interior y del Medio Ambiente por presuntas actividades de minería ilegal   en el cantón Chillanes, provincia de Bolívar.

En la intervención participaron cuatro Fiscales y cuatro secretarios conjuntamente con miembros de la Policía Nacional y del Ejército, quienes apoyaron la incursión en 10 presuntas minas.

En el lugar de las minas se detuvieron a seis personas, quienes serían los presuntos cabecillas de esta organización quienes presuntamente se  dedicaban a extraer minerales de forma irregular  sin las debidas autorizaciones emitidas por las entidades de control y Ministerio de Medio ambiente.

Los sospechosos serían quienes contrataban mano de obra local para extraer  oro, de forma artesanal, para esto se utilizaba dinamita  y  combustible, lo que hacía más peligrosa la actividad.

En el allanamiento a una vivienda se logró detener a dos personas, una de ellas por tenencia de armas y otra por almacenamiento de explosivos.

Además en dos de las minas se encontró a dos personas en delito flagrante realzando explotación minera de manera ilegal.

La Fiscalía investigó este caso durante un año, tiempo en el cual se logró determinar el sistema de trabajo de este grupo para extraer el minal y comercializarlo en varios puntos de la ciudad.

El fiscal a cargo del caso, Carlos Valdivieso,  manifestó que en los puntos que fueron intervenidos se logró incautar  gran cantidad de tacos de dinamitas, mecha lenta y botones para accionar los explosivos.

Varias de las evidencias fueron halladas camufladas en cartones y bajo unas mesas y sillas, en unos cuartos de construcción rústica y de madera. Las paredes de estas edificaciones fueron destruidas debido a que estaban aseguradas con clavos. (Fiscalía/La Nación)