Opinión

FIN DE UN FRÁGIL PACTO CONTRA NATURA.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

 

 

Todo lo que empieza mal termina peor. El fracaso se completa más cuando intervienen personas desconocedoras del arte político de gobernar; cuando un país está lleno de conflictos se hace más difícil de actuar contra dos partidos políticos experimentados y duchos en todo tipo de amarres o componendas políticas, algunas sobre la mesa y otras por debajo, sin medir las consecuencias en el corto plazo  sin imaginarse lo que el futuro les pueda deparar todo por no tener ninguna experiencia en algo completamente desconocido para inesperados actores, que como pago a la falta de experiencia serán consecutivamente llamados a la Asamblea Nacional, en la que el Gobierno, por ahora, se encuentran en minoría absoluta, por ahora sin posibilidades de armar una nueva mayoría.

Si las tres principales bancadas de la Asamblea: Revolución Ciudadana, Partido Social Cristiano y Construye no tiene nada en común con el partido de Gobierno A.D.N. no tendrían con quién o quiénes hacer una nueva mayoría Legislativa.

No se extrañen que dentro de muy pocos días empiecen a desfilar en la Asamblea los ministros y exministros del Gabinete para poner en serios aprietos la estabilidad democrática de un gobierno que todavía le falta mucho que aprender.