Deportes

FIFA obliga a devolver los relojes valorados en $ 25 mil

El comité ético de la federación ha dado hasta el 24 de octubre para entregar los regalos que hizo la Federación Brasileña durante el Mundial.

SUIZA. Un nuevo escándalo de corrupción sacude a la FIFA Joseph Blatter, que parece ajeno a cualquier noticia que afecte al organismo que preside. Presuntamente, varios funcionarios de la FIFA recibieron relojes muy valiosos por parte de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) durante el pasado Mundial de 2014.

Lejos del aroma que desprende el césped de los estadios, en los hoteles de las ciudades sede, se estaba tejiendo una presunta red de sobornos que apunta con vehemencia a las altas esferas de la FIFA. Al parecer, tal y como afirma el diario inglés The Sunday Times, todos los miembros del comité ejecutivo de la FIFA, así como los presidentes de las federaciones de los 32 países participantes y los presidentes de los miembros de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), recibieron un regalo de bienvenida: relojes de lujo suizos están valorado en $25 mil.

Los testimonios son esclarecedores. El expresidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) Theo Zwanziger y el actual titular de la federación, Wolfgang Niersbach, confirmaron la trama al dominical alemán Welt am Sonntag: “Antes de partir del congreso de la FIFA en Sao Paulo encontré una bolsa de la FIFA en mi habitación de hotel. Vi una camiseta de Brasil y una de la FIFA, bolígrafos, banderines y broches, pero no vi un reloj”, aseguró Zwanziger.

El expresidente, sin tener conocimiento de nada sospechoso, se llevó la bolsa a Alemania. Fue allí cuando todo cambió. “Me llamó un periodista británico y me preguntó si había recibido un reloj. Volví a mirar lo que había dentro de la bolsa. Encontré uno empaquetado en plástico y envuelto en una camiseta brasileña”. El escándalo había sido destapado.

Asimismo, Sunil Gulati, miembro del comité ejecutivo de los Estados Unidos, Moya Dodd, miembro australiano y Prince Ali Bin,vicepresidente de la FIFA, devolvieron sus relojes y alertaron de lo que estaba ocurriendo.

Según el Comité de Ética, la CBF distribuyó 65 bolsas de regalo, cada una con un reloj Parmigiani, a un grupo compuesto por funcionarios del Comité Ejecutivo de la FIFA, un dirigente de cada una de las 32 asociaciones nacionales que participaron en el Mundial y representantes de otras federaciones de Sudamérica.

La CBF, que cooperó con la investigación, mostró registros que indican que obtuvo los relojes de Parmigiani, un auspiciador de la CBF, a un precio de 8.750 dólares cada uno, agregó el escrito.

“El código de ética de la FIFA prohíbe claramente dichos regalos. Los funcionarios del fútbol no deben ofrecer ni aceptar regalos que tienen un ‘valor mayor al simbólico o trivial'”, dijo la entidad en el comunicado. “Ante la duda, no se debe ofrecer ni aceptar regalos”. (Agencias/La Nación)