Actualidad

Fieles, voluntarios y comerciantes esperan la primera misa papal en Ecuador

GUAYAQUIL. Camisas, abanicos, estampillas y otros artículos con la imagen del papa Francisco se vendían y repartían hoy en los exteriores del Parque Samanes, donde mañana el sumo pontífice oficiará la única misa prevista en su gira para la ciudad costera de Guayaquil, en el suroeste de Ecuador.

El movimiento en la avenida Paseo del Parque, la principal vía del lugar, fue intenso desde tempranas horas. Los vehículos que llevaban los últimos detalles para la ceremonia y de la organización eran los únicos que podían transitar por el sitio.

Los voluntarios inscritos para el evento fueron los primeros civiles en ingresar hoy a las 50 hectáreas destinadas para la ceremonia.

Quienes tienen como labor estar dentro de los 32 bloques para apoyo logístico y eucarístico quedaron asignados en sus respectivos sitios.

Los restantes voluntarios ingresaron pasado al mediodía. Algunos tenían la labor de repartir agua a los presentes en el lugar para aliviar el calor por la alta temperatura de Guayaquil.

Sandra Veloz, una profesora que como parte del voluntariado se dedicará a entregar agua, comentó que su caso es especial pues no se inscribió para la tarea sino que le llamaron de su iglesia para participar.

La voluntaria aseguró que también aprovechará este evento para pedir por su salud y por su hogar. “Pasaré esta noche aquí, será un trabajo duro, pero vale la pena”, dijo.

Mientras tanto, otros voluntarios se preparaban para la vigilia de esta noche. Preparaban dinámicas de grupo, cantos y organizaban actividades religiosas como oraciones y rosarios.

Cristhian Simbaña, universitario que estudia odontología, indicó que “la idea es pasar en oración para recibir al santo padre con entusiasmo y alegría”.

Simbaña tendrá mañana la tarea de organizar a los presentes y socorrer a las personas que tengan algún problema de salud o a los extraviados.

En total, hay 4.500 voluntarios inscritos para colaborar en toda las actividades que se desarrollarán en el Parque Samanes antes, durante y después de la misa.

Cientos de personas, en cambio, esperaban en la vía principal la apertura de las puertas. Algunos llegaron con sillas, carpas para dormir, parasoles y hasta plásticos para poner en el piso. Usaban abanicos y cartones para sofocar el calor que se sentía hasta la tarde en la ciudad.

Entre ellos estaban Rosa Solís y su esposo Saúl Hidalgo, quienes salieron de su ciudad, Milagro, en la provincia de Guayas, y llegaron a Guayaquil a las 05.00 hora local.

“Hemos venido con el deseo de estar lo más cerca posible del papa Francisco. Es muy especial que él haya puesto sus ojos en Ecuador para visitarlo”, dijo Hidalgo.

Solíz señaló que aprovechará la oportunidad para pedir por su salud y también por la paz del país. “Hoy dormiremos acá, esta es una oportunidad que no nos queremos perder”, afirmó al asegurar que están preparados para pernoctar en el sitio.

En el tema comercial, los 625 vendedores registrados se apostaron en las 165 carpas que se instalaron a lo largo de la avenida Paseo del Parque y prácticamente se formó una feria donde se ofrecía comida, bebidas, artesanías, prendas alusivas al sumo pontífice.

Uno de los puestos que más llamó la atención es el de Juan Márquez, un artista guayaquileño, que ofrece cuadros de todo tipo, en especial, aquellos con imágenes religiosas elaboradas con óleo y fibra de vidrio en alto relieve.

“Vine acá por invitación de la Junta Nacional de Artesanos, pero es una excelente oportunidad para mostrar mi trabajo”, dijo Márquez.

Para esta noche está prevista la llegada de una gran procesión con la imagen del Cristo del Consuelo hasta el Parque Samanes.

Los fieles recorrerán casi 15 kilómetros y pasarán la noche en el lugar para esperar mañana al sumo pontífice.

Tras la misa multitudinaria y otras actividades que realice en Guayaquil, el papa, que llegó hoy a Quito, volverá a la capital de Ecuador para reunirse con el presidente del país, Rafael Correa, y visitar la Catedral, situada en el centro histórico de la ciudad. (Efe/ La Nación)