Actualidad

Fernando Villavicencio se acercó a las relaciones de la mafia albanesa con ‘Fito’ y ‘Samir’

La filtración de información reservada de una investigación de narcotráfico, que involucraba a la mafia albanesa, a Danilo Carrera, cuñado del expresidente Guillermo Lasso, y a su amigo Rubén Cherres, provocó un escándalo en el país, a finales de 2022.

 

De manera sospechosa, la Fiscalía había cerrado esa indagación con base en un informe policial. Sin embargo, quedaron las dudas de que si la influencia política operó para que esa indagación no haya prosperado.

A inicios de febrero de 2024, las autoridades de Ecuador y España dieron un golpe a la mafia albanesa, que operó en Ecuador y que era liderada por Dritan Gjika. Con este caso se confirmó que Cherres, asesinado en marzo de 2023, y este albanés eran socios. La operación se denominó Pampa.

En diciembre de 2022, cuando el escándalo explotó, Fernando Villavicencio, que en esa época era asambleísta y presidía el Frente Parlamentario Anticorrupción (FPA), condujo la elaboración de un informe sobre el llamado caso León de Troya.

Ese documento entregó un primer acercamiento sobre la operación de la mafia albanesa en Ecuador. Y reveló varios nombres que ahora están involucrados en el caso Pampa. Por ejemplo, en ese informe ya se mencionaron a las empresas Agricomtrade, Cannmaná y CarniProduccion; así como a Dritan Gjika, Rubén Cherres, Julio Lalangui y Jonnathan Landívar, que ahora son los actores principales del nuevo caso que está en etapa de investigación.

Villavicencio fue asesinado en agosto de 2023, cuando terciaba por alcanzar la Presidencia de la República. Seis meses después de su muerte, las autoridades confirmaron que -al menos- la primera parte de su investigación sobre la mafia albanesa era cierta

‘Fito’ y ‘Samir’

Además de indagar sobre las empresas utilizadas por los albaneses y Cherres como fachada para la operación de narcotráfico, Villavicencio y el FPA también se acercaron a las posibles conexiones criminales de esta agrupación. A través de entrevistas a fuentes reservadas, según dice el documento, el Frente Parlamentario identificó a una organización criminal que operaba en Guayaquil que era liderada por Adolfo Macías, alias ‘Fito’, y Samir Maestre, alias ‘Samir’.

‘Fito’ es el cabecilla de Los Choneros y a finales de 2023 se confirmó que escapó de la Cárcel Regional del Guayas. Actualmente está prófugo. Mientras que ‘Samir’ comandó a la Mafia-18, hasta que fue asesinado en octubre de 2023. ‘Samir’ fue el heredero de los territorios y las rutas del narcotráfico que pertenecían a Leandro Norero, alias ‘El Patrón’, luego de que fuera asesinado en la Cárcel de Cotopaxi, en octubre de 2022. Desde esa prisión, Norero manejó una estructura de corrupción que incluyó a jueces, policías, un ministro, entre otros personajes públicos y privados.

Debajo de ‘Fito’ y ‘Samir’, en esta estructura criminal, estaban empresarios albaneses, como Gjika; ecuatorianos, como Cherres, Lalangui y Landívar; y colombianos. Y también captaron a policías, políticos y figuras de la farándula local. Según las fuentes citadas por Villavicencio, ‘Samir’ controlaba el Puerto de Guayaquil. Y, a través de los empresarios dedicados a la exportación, contaminaba los contenedores con droga que era proveída por ‘Fito’.

Seguridad a cargo de ‘La Madrina’

Según la investigación de Villavicencio, el albanés Dritan Gjika, que sigue prófugo y es identificado como ‘Tonny’, se encargaba de coordinar la seguridad de la estructura criminal con una oficial de la Policía identificada como ‘La Madrina’.

Además, ‘La Madrina’ se enfocaba en “poner personal policial de confianza en las diferentes direcciones para facilitar el tráfico de droga”. En el mismo documento del FPA se asegura que ‘La Madrina’ es Tannya Varela, quien llegó a ser Comandante General de la Policía Nacional, durante las presidencias de Lenín Moreno y Guillermo Lasso.

El informe señala que el 1 de septiembre de 2021, la excomandante Varela fue quien dispuso la desintegración del equipo investigador del caso León de Troya. Esta decisión fue ejecutada por el General Giovanni Ponce, como de Director Nacional de Investigación Antidrogas.

Tras el escándalo por el archivo de esta causa, Lasso relevó del cargo a Varela. Y meses después también ordenó el cese de Ponce y de Mauro Vargas, otro General que también habría operado el cierre de la indagación. El informe de Villavicencio indica que la relación entre esta estructura criminal empezó cuando la “oficial de Policía trabajaba en el aeropuerto, en migración”. Según un perfil oficial, Varela fue jefa provincial de Migración, en Guayas.

Más relaciones En el informe de Villavicencio se mencionan varios nombres con influencia política y económica. Por ejemplo, se dice que Julio Lalangui, involucrado en el operativo Pampa, era pareja de una exconcejala de La Maná, que fue electa por Creo, movimiento del expresidente Guillermo Lasso. En el informe se señaló que las empresas de Lalangui eran utilizadas para el envío de drogas al extranjero.

Tras la operación Pampa, tanto Lalangui como sus compañías están siendo procesadas por delincuencia organizada. Otro nombre mencionado es el de Freddy Fernández Hernández, alias ‘Negro’, quien fue detenido en Estados Unidos. Y Erjet Strefi, quien es buscado por la Interpol desde 2019 por operaciones de narcotráfico en Europa.

Por: www.kchcomunicacion.com