Opinión

Felicitaciones al Alcalde de Ancón y sentido pésame a Olón.

María Elena Gómez de Reshuan/Guayaquil

 

Alguna vez me comentaron, que en Salinas se iba a construir un gran Centro Comercial, pero el Alcalde de esa época, no miró más allá de sus narices y otro Alcalde vecino, le puso en bandeja, lo que él exitoso empresario solicitaba, que no era precisamente nada extraordinario.

Es lamentable que todavía a estas alturas del conocimiento, donde todos sabemos, que cada uno hala agua para su molino, sin importarle que su vecino no tenga un vaso de agua disponible, que no se piense en las ofertas de progreso y si se haga caso y se acepten las ofertas de miseria y destrucción

Es hora de darnos cuenta, quienes son los enemigos del progreso, quienes son los que desean mantenerlos en la extrema pobreza.

Es hora de darnos cuenta, que, en los países más ricos, nadie protesta, cuando a un poblado/pueblo, les hacen mejoras en el área de la construcción.

Es hora de darnos cuenta, que existen en el mundo grandes hoteles al pie de la playa, al pie, que fomentan el turismo.

Es hora de darnos cuenta, que aquí, nos dejamos convencer, con mucha facilidad; por cuatro mentes corrompidas en el poder y llenas de dinero, para pagar alborotadores, sin criterio, ni amor al prójimo, impidiendo el progreso de los pueblos e incitando las invasiones sin planificación, solo planificadas con perversos fines políticos.

Regresemos años atrás y miremos fotos y videos de Salinas, y recordemos lo que era, arena, mar y una población de pescadores, muchos viviendo en la indigencia y en casas de cartón y zinc.

Que hubiera pasado con Salinas, si no se hubiera permitido construir al filo, casi casi encima del mar.

Tremendo error se cometió en Salinas, quizás por desconocimiento, se dejó un área de playa muy angosta, una vía, donde no pueden circular más de dos carros a lo ancho y una serie de errores, difíciles de corregir, pero no imposibles.

Pero desaprovechar un proyecto, que viene acompañado de progreso, para la zona, es un error, tremendo error.

Como también es un error, que se desee aprovechar las tierras próximas al canal. Un tremendo error de la constructora, no haber planteada a la comuna, que esa área la iban a embellecer como corresponde, para beneficio de los lugareños.

Cuál es el grave problema que se produce, la falta de comunicación, entre empresarios y locales y el otro problema grave es, que el ecuatoriano, se ha mal acostumbrado a hacer las cosas, al golpe y al trompón, de ahí que vemos tierras propias, con escrituras públicas registradas, comprados con el sudor y trabajo honrado de sus dueños, invadidos por pillos, que piensan que han hecho un gran logro, cuando en el libro más sagrado del mundo, está escrito, «no robaras», porque todo tiene su castigo divino.

Y en desconocimiento de causa y de las leyes vigentes, que dicen que: » todo aquel que invierte en propiedad ajena, pierde lo que ha construido y tiene 5 años de cárcel, por invasor».

Las invasiones indiscriminadas, sin planificación alguna, a lo ancho y largo del país, nos ha demostrado que son grandes errores, promocionados por aquellos individuos, que de la noche a la mañana y sin preparación alguna, se hacen llamar políticos, sin importar la camiseta, que lucen, manchadas de diferentes colores y algunas de sangre.

Es así, que es hora de que meditemos, les demos paso al progreso, bajo normas de control, pero también con un poco de empatía, por días mejores y no de tristezas, al son de un pasillo de Julio Jaramillo.