Economía

Fedexpor: USD 27 millones de pérdidas para el sector exportador

La estimación preliminar de pérdidas potenciales en exportaciones por movilizaciones en el sector exportador no petrolero, acumula una pérdida de 27 millones de dólares en 9 días de paralización (actualización 21 junio).

Además, más de 150 mil plazas de empleo se encuentran en riesgo por la interrupción en las operaciones de actividades productoras-exportadoras concentradas en la sierra. Afecta, además, que unas 700 empresas exportadoras han sido ‘golpeadas’ durante las paralizaciones por la imposibilidad de llevar sus productos a puertos y aeropuertos, así como a personal desde sus hogares a las plantas de producción en condiciones de seguridad.

Entre las principales afectaciones a la producción y exportación están:

• Principales productos afectados en la exportación son: flores, elaborados de madera, brócoli, pitahaya y granadilla que, en conjunto, representan el 9% del total no petrolero exportado.

• El cierre de los principales conectores viales entre la sierra y los principales puertos y aeropuertos, han impedido la movilización de productos que en su mayoría son perecibles, con la consecuente pérdida del embarque y contrato internacional.

• Como resultado, las materias primas, insumos básicos e incluso contenedores no han podido ser transportados con regularidad a las plantas y fincas productoras, provocando desabastecimiento y riesgo de cierre temporal de operaciones en algunas empresas.

• Se han reportado emisión de “salvoconductos diarios” para que una mínima cantidad de productos pueda ser movilizado, que mayoritariamente son cobrados a los transportistas y empresas directamente con valores que van desde los 150 dólares por unidad.

• La reducción del flujo de transporte ha impactado en la escasez de contenedores que se utilizan en la región Sierra, y las empresas no pueden enviar sus productos a puertos o aeropuertos.

• El amedrentamiento a trabajadores de fincas y plantas de producción se ha traducido en un alto nivel de ausentismo, reduciendo la capacidad productiva de las empresas, en otros casos, se evidencia un cierre total de las fincas por temor a mayores represalias.

• La paralización productiva no solamente afecta al producto que no es exportado, sino que también pone en riesgo las operaciones habituales de negocio, provocando desconfianza en los clientes en mercados internacionales.

• La incertidumbre ha provocado que la especulación en precios se traduzca en un incremento de la estructura de costos de todas las empresas, directa e indirectamente afectadas, que tendrá una repercusión en el precio final. Para el caso de productos de exportación, los precios han sido pactados con compradores meses atrás y no pueden ser incrementados o se arriesga la pérdida de clientes para aquellos sectores que logran embarcar su carga.

 

 

(ecuadorenvivo.com)