Internacional

El FBI arrestó a un ejecutivo de Volkswagen por el fraude de los motores diésel

Los agentes detuvieron en Florida a Oliver Schmidt. La empresa admitió haber falseado el nivel real de emisiones de gas contaminante para que sus autos parecieran más verdes de lo que realmente eran

El FBI arrestó a un ejecutivo de Volkswagen acusado en el escándalo de motores diésel trucados para eludir la normativa anticontaminación, según informó este lunes The New York Times.

Los agentes detuvieron el sábado en Florida a Oliver Schmidt, quien dirigió el servicio de conformidad reglamentaria del fabricante automovilístico alemán en los Estados Unidos de 2014 a marzo de 2015, según el diario estadounidense, que cita a dos fuentes anónimas cercanas al caso.

Primer fabricante de automóviles europeo, Volkswagen admitió en septiembre de 2015 haber equipado 11 millones de autos diésel, de los cuales 600.000 fueron en los Estados Unidos, con un programa que falseaba el nivel real de emisiones de gas contaminante para hacerlos aparecer más verdes de lo que realmente eran.

Según las autoridades estadounidenses, algunos de estos vehículos emitían hasta 40 veces más óxido de nitrógeno que lo permitido.

Según el Times, los investigadores estadounidenses sospechan que Schmidt tuvo un papel clave en los esfuerzos de Volkswagen para encubrir ante el regulador estadounidense este fraude masivo. El ejecutivo debería enfrentar formalmente los cargos este lunes en Detroit, asegura el diario.

El jefe de la marca Volkswagen, Herbert Diess, fue, por su parte, consultado por periodistas el domingo a la noche en Detroit, antes del inicio del Salón del Automóvil.

Cuando le preguntaron sobre posibles arrestos de ingenieros de Volkswagen en el marco del dieselgate y sobre el supuesto temor de algunos responsables del grupo de viajar a los Estados Unidos por esta razón, Diess respondió: “No puedo hacer ningún comentario”. Y agregó: “En todo caso, yo estoy acá”.

Desde que reconoció la existencia de programas falseadores, la compañía prometió cooperar con las autoridades estadounidenses en la investigación.

La marca alemana, cuya imagen fue dañada por el escándalo, anunció el lunes un aumento de 3% de sus ventas mundiales de autos en 2016 (con 5,99 millones de vehículos) gracias al entusiasmo de los clientes chinos por sus modelos. (Internet/ La Nación)