Actualidad

Fausto Murillo es designado presidente del Consejo de la Judicatura

La decisión se adoptó durante una sesión extraordinaria del Pleno del Consejo de la Judicatura (CJ). Allí se resolvió que el vocal Fausto Murillo asuma la presidencia de esta entidad.

Esta designación se dio el 3 de febrero del 2022, un día después de la renuncia de María del Carmen Maldonado, quien presidió la Judicatura desde el 2019.

El 2 de febrero del 2022, Maldonado renunció de forma irrevocable tras conocer una sentencia de la Corte Constitucional que retira a la presidencia de la Judicatura la facultad de dictar medidas de suspensión de actividades a funcionarios judiciales que enfrenten procesos disciplinarios por cometer faltas graves o gravísimas.

Según la Judicatura, la designación de Murillo se tomó amparada en en el segundo inciso del artículo 262 del Código Orgánico de la Función Judicial. Allí se establece que la Judicatura “será presidida por el delegado del Presidente de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) y, en caso de ausencia o impedimento de este, por su alterno”.

Murillo presidirá el Consejo de la Judicatura hasta que el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs) elija al delegado definitivo de la terna que envíe el presidente del alto Tribunal, Iván Saquicela.

“Con esta resolución, el Pleno garantiza la continuidad del ejercicio de las potestades del CJ y, por lo tanto, de la actividad de los órganos jurisdiccionales, autónomos y auxiliares de la Función Judicial”, indicó el organismo.

Según Maldonado, quien debería sucederle y presidir la Judicatura es su suplente Álvaro Román.

En el 2019, el jurista Álvaro Román fue designado como su suplente. Sin embargo, él no formaba parte de la terna remitida por la Corte Nacional, sino era parte de la terna de la Fiscalía General.

Román “no representa al máximo órgano de justicia del país y por ende no corresponde su designación como titular del Consejo de la Judicatura, en estricta coherencia con la norma constitucional y a la estructura de la Función Judicial ecuatoriana”, indicó Saquicela.

Agregó que él “no es delegado del Presidente de la Corte, por lo tanto, no puede y no debe ser quien presida la justicia en el ámbito administrativo del país”.

En junio del año pasado, Murillo fue reincorporado como vocal de la Judicatura.

Esa decisión se tomó luego de que un Tribunal de la Corte de Pichincha dejara sin efecto la resolución del Cpccs que disponía la remoción de su cargo.

El pasado 23 de abril del 2021, el Cpccs removió al vocal de su cargo tras conocer un reporte del entonces ministro de Trabajo, Andrés Isch.

Allí se señalaba que Murillo tenía un impedimento legal para ejercer un cargo público, pues en el 2012 se acogió a un plan de desenrollamiento de la Función Judicial, por el que recibió una compensación de USD 30 600.

 

 

El Comercio