Economía

Familias pernoctaron en mercados para comprar comida

En promedio, las personas tenían entre 1.000 y 2.000 bolívares en efectivo destinados para la adquisición de productos. Era la única forma de pago. Para realizar la compra debían entregar primero la Cédula de Identidad laminada y registrarse en el sistema

VENEZUELA. Desde las 7 de la noche del viernes, personas de distintos lugares pernoctaron en las inmediaciones de la plaza Andrés Bello. ¿El motivo? Comprar alimentos de la cesta básica en un operativo a cielo abierto que organizó el Ministerio de Alimentación.

Llevar a casa arroz, harina de maíz, leche, aceite, azúcar, carne, pollo o cualquier otro alimento fue una experiencia que duró como mínimo 12 horas de cola. En un recorrido por el lugar, personas que eran atendidas al mediodía tenían marcado en el brazo los números 148, 150, 151, 152.  Con temor e indignación, pero con la necesidad de comprar comida, llegaron al lugar desde el día anterior. “Por muy chavista que sea, esto no es justo”, dijo una consumidora en fila. En su caso, duró 17 horas en cola.

Consciente de la situación, el vicepresidente de Seguridad y Soberanía Alimentaria, Carlos Osorio, exhortó a la población a mantener la calma. Señaló que las colas registradas en los últimos días en supermercados y operativos gubernamentales evidencian que hay suficientes alimentos para atender a la población. “¿Se molestan por las colas? Claro que se tienen que molestar, pero ¿cómo atendemos cuatro mil personas simultáneamente? No queda otra alternativa que hacer colas. Le hacemos el llamado a la gente: quédense tranquilos, que aquí hay comida para todos”, manifestó.

El funcionario manifestó que hay más de 600 toneladas en las redes de comercialización del Estado para atender la demanda e indicó que se revisará la situación de los privados.

En promedio, las personas tenían entre 1.000 y 2.000 bolívares en efectivo destinados para la adquisición de productos. Era la única forma de pago. Para realizar la compra debían entregar primero la Cédula de Identidad laminada y registrarse en el sistema.

La venta era racionada. Solo estaba permitida la compra de dos artículos de un mismo rubro por persona. La situación causó malestar entre  quienes estaban en cola desde la madrugada. El deseo era que todo volviese a la normalidad “y todos podamos tener los anaqueles del supermercado como debe ser”, aseguró una consultada.

“No es que el pueblo se quiera alzar, es que es un abuso”, gritó a su vez otra persona, visiblemente molesta.  Otras pedían a las autoridades que “suplan más y provean más para el pueblo, eso es el llamado que hago, porque los niños sobre todo necesitan el producto (leche)”.

Según cifras del Ministerio de Alimentación, durante  la jornada de mercados a “cielo abierto” en todo el país se distribuyeron 120 toneladas de alimentos, beneficiando a más de 1.500 familias.(El Universal/La Nación)