Ciencia

Facebook traza sus líneas rojas

La compañía ha detallado el contenido susceptible de ser eliminado de la red social. Incluye desde violencia y amenazas a conductas autodestructivas, acoso y lenguaje que incite al odio.

ESPAÑA. Violencia y amenazas. Conductas autodestructivas. Acoso. Lenguaje que incite al odio. Son los títulos que resumen qué considera inaceptable Facebook en su red social y se hallan en las nuevas Normas Comunitarias de Facebook que la web ha decidido especificar este lunes en una actualización.

“Estos estándares están diseñados para crear un entorno donde la gente se sienta motivada a tratarse con empatía y respeto”, ha afirmado Monika Bickert, responsable de la política de funcionamiento global de Facebook, en un comunicado. Los motivos, la solicitud de los usuarios de más información sobre qué está permitido y qué no: “Aunque nuestra política y protocolos no han cambiado, hemos oído que los usuarios consideran que sería de ayuda más ejemplos y claridad en su aplicación, y eso estamos haciendo con la actualización de hoy”, aclara Bickert. La versión completa de estas actualizaciones estará disponible en unos días en castellano.

La lista toca muchos de los puntos calientes en la red. Por ejemplo, el desnudo en Internet. El párrafo no deja lugar a dudas sobre lo que respecta a menores: “La política de Facebook prohíbe terminantemente que se comparta contenido pornográfico o cualquier otro contenido sexual en el que esté implicado un menor”. Advierte que los desnudos subidos por adultos tendrán marcados sus “límites”. A saber, fotografías que tengan a las nalgas como motivo central, que muestren pechos femeninos con pezones o genitales de ambos sexos no tienen su lugar en Facebook.

Para los pechos, habrá excepciones: cuando se trate de una madre amamantando o de un pecho que muestre la cicatriz de una mastectomía, Facebook permitirá subir la imagen. Y también prohíbe taxativamente, como ya lo hizo Twitter, el revenge-porn, es decir, parejas o amantes que aprovechan fotos íntimas de un ex para vengarse por la ruptura de la relación.

La compañía insiste en que no es un cambio de política, sino una ampliación de cómo la comunica: “Nuestra política de desnudos es la misma, nuestras anteriores normas eran claras al respecto de desnudos. Facebook es una audiencia global con más de 1.300 millones de personas con diferentes culturas o sensibilidades, el objetivo es mantener un equilibrio en un entorno seguro para todas las personas”.

El acoso cuenta con un apartado especial, puntualizando que conductas como “enviar múltiples solicitudes de amistad” podrá ser considerado como tal. Cualquier tipo de uso de Facebook para actividades que fomenten la violencia, el robo o el racismo están también fuera de los límites.

Esta acción del gigante social que dirige Mark Zuckerberg viene a apuntalar un protocolo de actuación para atajar la polémica cuando tome una decisión con impacto político y social. Por ejemplo, cuando el pasado mes de diciembre decidió eliminar una página de activistas rusos que publicitaba una marcha frente al Kremlin en apoyo de Aleksei A. Navalny, uno de los líderes de la oposición. Facebook eliminó el perfil, cuando ya contaba con más de 25.000 participantes previstos, a petición del gobierno ruso de Putin. Aunque luego permitió que páginas clones continuaran con su actividad. Bickert en su comunicado pone el ejemplo de la blasfemia para explicar cómo se comportará Facebook en casos de legislación local: “Aunque no es una violación de nuestras Normas de Comunidad, evaluaremos si el contenido denunciado y lo restringiremos si llegamos a la conclusión de que viola la legislación local”.

Pero de momento, lo que no cambia es la responsabilidad de monitorizar el ingente volumen de información de la red social. El automatizar el proceso de qué datos caen en la región de lo prohibido no está en el horizonte. Al final de estas nuevas condiciones, Facebook anima al usuario a que denuncie el contenido que vea fuera de estas reglas de juego. Pero le recuerda: “Es posible que algo que te resulte desagradable no infrinja ninguna de nuestras normas y no pueda ser eliminado ni bloqueado. Por esta razón ofrecemos a los usuarios la posibilidad de controlar qué ven en Facebook”. (El País/La Nación)