Opinión

Extradición de expresidente Toledo, lenta y cuesta arriba en EEUU

Lima,  (Prensa Latina) Cuando una jueza peruana propuso en una reunión internacional flexibilizar los procedimientos de extradición, podría haberlo planteado directamente a Estados Unidos, donde se encuentra impune el extraditable exgobernante Alejandro Toledo.
Y no solamente porque el proceso para la entrega de Toledo, iniciado con la petición presentada hace casi un año, camina con pies de plomo y su duración se calcula en años.

De 143 solicitudes peruanas de extradición pendientes, una sólida mayoría, 64, se mueven con lentitud en Washington, mientras avanzan similares pedidos de Perú en mucho menor número en Argentina (25), Colombia (15) y Bolivia (13).

La jueza Sonia Torre planteó en una reunión de Autoridades Nacionales en Materia de Delincuencia Organizada Transnacional de la Organización de Estados Americanos (OEA), en esa capital, la flexibilización de los procedimientos de extradición para que sean más veloces.

La idea la presentó la semana pasada en la Segunda Reunión de Autoridades Nacionales en Materia de Delincuencia Organizada Transnacional, que trató, justamente, la cooperación judicial entre los países integrantes de la vetusta OEA.

La jueza advirtió que los procedimientos de extradición vigentes no responden a las exigencias actuales del combate a delitos como lavado de activos, narcotráfico, tráfico de armas y corrupción, modalidades de crimen organizado que han evolucionado con el uso de la cibernética y la tecnología.

Mientras tanto, los fiscales Rafael Vela y José Pérez, a cargo de investigar casos de corrupción cometidas por las empresas brasileñas en Perú -en especial Odebrecht, que ha confirmado con pruebas que pagó una coima de 20 millones de dólares a Toledo-, viajaron a Israel a cerrar el cerco judicial en torno al exgobernante.

Fuentes del ministerio público señalaron que en ese país firmarán un acuerdo de colaboración con el empresario peruano-israelí Jose Maiman, exagente de inteligencia de Tel Aviv, que ha declarado que recibió en una cuenta suya en el exterior los 20 millones del soborno de Odebrecht a Toledo, de quien era muy amigo.

En una entrevista antes del viaje, Vela dijo que la confesión de Maiman y la documentación probatoria que presente, servirán para asegurar que la justicia peruana condene a Toledo por el soborno y por lavado de activos.

El segundo delito lo cometió el exgobernante pronorteamericano (2001-06) porque utilizó dinero oculto en empresas de fachada creadas en el exterior, para hacer costosas compras inmobiliarias en Perú.

Pero las pruebas contundentes de poco servirán para que Toledo sea condenado, si Washington no lo entrega a Perú, lo cual trata de evitar Toledo con el apoyo de influyentes políticos norteamericanos.

Se trata de Roger Noriega y Richard J. Douglas, a quienes el expresidente neoliberal contrató comoÂáasesoresÂáde su defensa en el proceso de extradición, según reveló hace más de un año la prensa local.

Noriega fue secretario de Estado adjunto para Asuntos de Hemisferio Occidental entre 2003 y 2005, cuandoÂáToledoÂágobernaba en Perú con una política internacional afín a Washington.Âá

Por Manuel Robles Sosa/Prensa Latina.