Economía

Expertos señalan que se debe concretar focalización de combustibles

La focalización de combustibles está sobre la mesa de negociación entre el Gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie). Esto en el marco de las manifestaciones que ya están en su tercera semana.

El movimiento indígena tiene un pliego de 10 pedidos. Entre ellos sobre los combustibles. En este sentido instan al Gobierno a reducir el precio del diésel a USD 1,50 y la gasolina extra y ecopaís a USD 2,10.

En este sentido, el presidente Guillermo Lasso anunció el pasado 26 de junio de 2022, la reducción de USD 0,10 para dichos combustibles. Lo cual “fue insuficiente” para la Conaie.

Los diálogos sobre este tema y otros puntos, que no han llegado a consenso, continúan este martes 28 de junio de 2022.

Focalización de subsidios para quienes lo necesitan
La Conaie pidió también al Gobierno entrar en un proceso de focalización a los sectores que necesitan subsidio en el valor del combustible. Entre ellos están los agricultores, campesinos, transportistas, pescadores y otros.

Para Alberto Acosta Burneo, director de la revista Análisis Semanal, “la única salida al tema de subsidios es vía la focalización. Es la salida correcta que se debió haber aplicado desde el inicio del Gobierno y no se lo hizo, lo cual subió las presiones”, opinó.

En un proceso de focalización del precio de los combustibles, la población con más necesidades o vulnerabilidad es la que tiene una subvención; es decir, paga menos. Mientras que los que tienen mayores recursos pagan más o el precio real. Actualmente, el subsidio general no beneficia a los que verdaderamente lo necesitan, por eso es ineficiente, opinó Acosta Burneo.

El experto señaló que el plan de focalización debe comprender un sistema de bandas. Este se aplicó desde julio de 2020 hasta octubre de 2021, con lo cual los precios de los combustibles estaban liberados. “Esto permitirá que los precios se sinceren, para quienes pueden pagar”, aseguró.

Además, Acosta Burneo señaló que se debe definir un margen de variación de los precios “para que no haya un costo político alto”. Anteriormente, había un margen del 3 al 5% para que el precio de los combustibles suba o baje, ahora puede ser máximo de 1,5%. “Esto permitirá que se pueda reintroducir el sistema”, aseguró.

Existen retos para la implementación
La semana pasada, el viceministro de Economía, José Gabriel Castillo, señaló a este Diario que el Gobierno “requiere encontrar una fórmula que sea razonable y sea efectiva” para una focalización.

El ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, pidió el 27 de junio de 2022 que la Conaie presente un plan de focalización. Ante esto, el gremio se negó porque señaló que no era su competencia ni cuentan con los recursos para ello.

El analista económico, Jorge Calderón, aseguró que entregarle esa responsabilidad a un sector social “es politizar y dar el poder discrecional de decidir quién recibe y quién no el subsidio”. Es el Gobierno quien debe proponer e implementar el plan, acotó.

Para Acosta Burneo, no se lo ha hecho porque el Gobierno ha buscado un sistema “perfecto y sofisticado”, con implementación de tecnología, que ha impedido que se tomen acciones inmediatas, que se requieren ahora. El experto señaló que hay mecanismos sencillos que no incluye desarrollo tecnológico. Por ejemplo, el Gobierno puede empezar a definir cómo y a quién focalizar, fijar un precio base de negociación, analizar los gastos de subsidios, los precios de mercado y demás, sugirió.

Calderón consideró que el problema para determinar un plan de focalización es que se requiere inversión logística, que toma tiempo. Primero, para cuantificar a los beneficiarios, formalizarlos y controlar que reciban el subsidio.

Además, en esto se debe evitar que existan mecanismos propensos a actos de corrupción. El mismo ministro Jiménez destacó esto en las negociaciones.

 

 

 

El Comercio