Ciencia

Expertos aconsejan comer ‘fast food’ solo de forma esporádica

Otros estudios han asociado dietas ricas en azúcar y grasas con efectos negativos sobre los procesos de aprendizaje.

EE.UU. Los niños que abusan de la comida rápida o fast food no solo tienen un mayor riesgo de desarrollar obesidad u otros problemas de salud, sino que también pueden sufrir trastornos de aprendizaje y un bajo rendimiento escolar, según ha revelado un estudio que ha publicado Clinical Pediatrics.

En la investigación, en la que se analizaron los resultados de los exámenes de más de 8.500 alumnos, se comprobó que los niños que tomaban este tipo de alimentación habitualmente a la edad de 10 u 11 años (en 5º de primaria), experimentaban un retraso en el aprendizaje al llegar a 2º de la ESO, cuando tenían 13-14 años.

Kelly Purtell, de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, ha señalado que los efectos más graves se observaron en los menores que tomaban este tipo de comida a diario, que obtenían puntuaciones hasta tres y cuatro veces inferiores a las de los que comían fast food solo de forma esporádica.

Los menores que tomaban comida rápida a diario obtuvieron puntuaciones hasta tres y cuatro veces inferiores a las de los que la tomaban solo de forma esporádica

Los investigadores tuvieron en cuenta otros factores a la hora de evaluar los resultados, como el nivel socioeconómico de los colegios, la práctica de ejercicio físico de los participantes y la cantidad de tiempo que pasaban viendo la televisión. Otro dato que estos expertos consideran alarmante es que más de dos tercios de los menores admitieron que habían consumido comida rápida, y uno de cada cinco la había tomado al menos cuatro veces la semana anterior.

Aunque, como ha explicado Purtell, el trabajo no puede probar que el consumo de comida rápida sea la causa directa de la menor capacidad de aprendizaje, sí sugiere un vínculo entre ambos hechos. (Internet/ La Nación)