Internacional

Exmandatario paquistaní Imran Khan, acusado de terrorismo

El equipo legal del ex primer ministro de Pakistán Imran Khan, sobre quien planea la sombra de un posible arresto por cargos de terrorismo, presentó este lunes una solicitud de libertad bajo fianza ante el Tribunal Superior de Islamabad para evitar su detención, aunque ésta fue en un principio rechazada.

“Presentamos la solicitud de libertad bajo fianza previa al arresto en el Tribunal Superior de Islamabad, la cual devolvieron con algunas objeciones”, explicó el abogado de Khan, Faisal Chaudhry, quien aseguró que la volverán a presentar en la corte una vez aborden las objeciones.

Detención de Khan, una “línea roja”
La medida busca detener el posible arresto del líder del partido Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI), después de que el Gobierno registrase la víspera un caso contra él, bajo la Sección 7 de la Ley Antiterrorista, por amenazar a varios oficiales de Policía y a una jueza en uno de sus últimos mítines.

Durante ese discurso, retransmitido en vivo por canales de televisión el sábado, Khan advirtió a los jefes de Policía de Islamabad que registraría un caso en su contra por “torturar” a un líder del PTI, Shahbaz Gill, bajo custodia policial.

El ex primer ministro también amenazó a la jueza Zeba Chaudhry por aprobar la solicitud de la Policía de extender la medida de prisión preventiva a pesar de saber que Gill había sido sometido a “tortura”.

“No te lo permitiremos (Zeba), también presentaremos un caso en tu contra”, advirtió Khan.

Ante el rumor de que la Policía podría arrestar anoche al exmandatario, los partidarios del PTI se congregaron en la residencia de Khan en la capital paquistaní para evitarlo, aunque finalmente la detención no se produjo.

Los seguidores, que continúan fortificando este lunes la residencia de Khan, manifestaron que su detención de Khan era una “línea roja” que, en caso de cruzarse, les llevaría a bloquear todo el país.

Censura contra discursos de Khan
Junto a la denuncia del Gobierno, las amenazas del líder del PTI también provocaron que la Autoridad Reguladora de Medios Electrónicos de Pakistán (Pemra) prohibiera a los canales del país retransmitir los discursos de Khan, una medida que la formación tachó de “fascismo”, y anunció que impugnaría en los tribunales.

Según el órgano regulador, se había observado que en sus discursos Khan apunta continuamente a las instituciones estatales “al formular acusaciones sin fundamento”.

De acuerdo con este organismo, de ahora en adelante solo se permitirá la transmisión de los discursos grabados del ex primer ministro “después de que se establezca un mecanismo efectivo para garantizar un monitoreo y un control editorial efectivo”.

Aunque Khan fue derrocado del poder con un voto de censura el pasado abril, promovido por el actual primer ministro, Shehbaz Sharif, el exmandatario se ha mantenido muy activo, con continuos mítines frente a miles de miembros de su formación.

Fuente: dw.com