Internacional

Exjuez español Garzón rememora prisión de Pinochet en Londres

El ex juez español Baltazar Garzón deslizó críticas al presidente de Chile, Sebastián Piñera; y al exmandatario Eduardo Frei Ruíz-Tagle ante el caso de la detención en Londres del dictador Augusto Pinochet.

 

En una entrevista con la televisora Chilevisión Noticias, Garzón se refirió a la acción que emprendió en 1998 para lograr la detención de Pinochet en Londres durante un viaje que realizó a la capital inglesa para tratarse una hernia.

Pinochet supo en la noche del 16 de octubre de 1998 que estaba preso, cuando agentes de la Policía británica le comunicaron la decisión en la London Clinic, donde estaba internado tras someterse a una operación de hernia discal.

‘No es cuestión de colonización, es cuestión de Justicia. No he oído ninguna palabra de ese mitin del señor Piñera, donde se refiriera a las víctimas’, recordó Garzón en torno a un discurso de campaña del político conservador en 1999.

‘¿Qué esfuerzos ha hecho él para que la Justicia se implemente, llegue hasta al fondo, la verdad responda?’, completó su idea.

El otrora destacado magistrado español matizó que el actual ocupante del Palacio de La Moneda soslayó la relevancia de juzgar a Pinochet por crímenes cometidos durante la dictadura militar (1973-1990), incluyendo figuras como genocidio, terrorismo internacional y torturas.

Piñera dijo entonces que ‘las condiciones de salud del senador Pinochet son muy complicadas y todos las conocemos. Queremos decirle al juez Garzón que lo entienda muy bien. Chile ha sido, es y será siempre un país soberano’.

Pero tras ser liberado 16 meses después de su prisión domiciliaria, por orden del entonces ministro británico del Interior, Jack Straw, el dictador regresó a Chile y no dio signo alguno de deterioro de la salud ni de demencia senil.

Al ver las imágenes del regreso de Pinochet a Chile y los homenajes que le hizo el Ejército, Straw afirmó sentirse engañado, pero el juez Garzón rechazó esas palabras, al considerar que se trató de un acuerdo político.

‘Fue un acuerdo político, claramente (…) y revisé los informes médicos junto a otros siete especialistas y todos coincidían que en base a esa información, Pinochet sí podría enfrentar un juicio’, comentó.

Garzón mencionó que su familia fue amenazada por este caso. También se refirió a lo irónico que resultaba para él que muchas autoridades de Gobierno de la época, bajo la administración de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, tuvieran que defender a Pinochet.

 

mgt/ft

PRENSA LATINA