Actualidad

Examen para obtener licencia tipo B, incrementará número de preguntas

La nueva ley de transporte solicitará a los conductores rendir un examen más extenso, con preguntas que irán de acuerdo al tipo de licencia a obtener.

QUITO.-  Con el objetivo de hacer cumplir la reforma a la Ley de Transporte, aprobada el pasado 4 de diciembre, las autoridades de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), está estudiando un  incremento de  20 a 50 preguntas, en el examen se acreditan las facultades de las personas para estar detrás del volante.

Según la Ministra de Obras Públicas y de Trasporte, Paola Carvajal,  los cambios que hará la ANT darán paso a la aplicación de la nueva ley. “Se prepara un banco de entre 400 y 500 preguntas de los cuales 50 deberán ser respondidas por los candidatos a obtener una licencia no profesional”, aseguró.

De la misma manera puntualizó, que el tipo de examen dependerá de la licencia a obtener. Por ejemplo, si el conductor desea una licencia para manejar camiones, las preguntas serán dirigidas a las que rigen leyes para ese tipo de transporte.

El examen teórico en la actualidad consta de 20 preguntas y para la aprobación del mismo, se debe acertar como mínimo 17 de ellas.

Respecto al futuro de las actuales escuelas de conducción la ministra señaló que no desaparecerán y estarán como una opción alternativa para la ciudadanía.  Aclaró además que el traspaso de este servicio de las escuelas de conducción a la ANT será de un año.

En este periodo la entidad planea contar con todos los equipos necesarios para ejecutar las pruebas.

Además explicó que hasta que la ley entre en vigencia, las escuelas de conducción seguirán facultadas para emitir los   certificados necesarios para obtener el documento.

La ministra también se refirió en una entrevista a Gama TV,  a la poca cobertura que están proporcionando las aseguradoras privadas respecto a los accidentes de tránsito.  “No están cubriendo ni el 50% de los accidentes que se registran”.

 “La mayor cantidad de siniestros se da en los vehículos particulares, justamente hemos visto que después de 9-10 años de tener esta obligatoriedad, de tener los cursos para la licencia no profesional, no vemos una reducción real en la siniestralidad en los vehículos particulares, en los conductores con licencia tipo B”, señaló.

Es por esta razón que la estrategia a utilizar será limitar la expedición de licencias. “Lo que nosotros vamos a hacer es enfocar nuestros esfuerzos  en el proceso previo a la entrega de la licencia, que es la toma de los exámenes. Una toma teórica mucho más fuerte, mucho más profunda, con mayor cantidad de preguntas además de un proceso de evaluación psicosensometrico  y un proceso de evaluación práctico”, dijo. (VBF/La Nación)