Internacional

Ex presidente de Brasil, Michel Temer, califica de «barbaridad» su detención

Temer afirmó que el juez Marcelo Bretas, responsable de las investigaciones en Río de Janeiro de la operación «Lava Jato» (lavadero), ordenó su detención de forma «preventiva».

Río de Janeiro. El ex presidente de Brasil Michel Temer (2016-2018) calificó este jueves de «barbaridad» su detención por parte de la Policía Federal (PF), al estar acusado de recibir sobornos para la construcción de una central nuclear, informaron medios locales.

Una vez detenido, Temer habló vía telefónica con el periodista Kennedy Alencar de radio CBN, quien se comunicó con el político para confirmar la operación policial.

Alencar dijo que Temer atendió la llamada y expuso que en ese momento era conducido en un vehículo de la PF a un reconocimiento médico, antes de ser trasladado en avión a Río de Janeiro y quedar bajo disposición judicial.

Temer afirmó que el juez Marcelo Bretas, responsable de las investigaciones en Río de Janeiro de la operación «Lava Jato» (lavadero), ordenó su detención de forma «preventiva».

Se les acusa de recibir presuntos sobornos de la constructora Engevix para la construcción de la central nuclear Angra 3, en el estado de Río de Janeiro.
Bretas determinó también la detención del ex ministro de Minas y Energía Wellington Moreira Franco, así como del coronel Joao Baptista Lima Filho, amigo cercano de Temer.

Se les acusa de recibir presuntos sobornos de la constructora Engevix para la construcción de la central nuclear Angra 3, en el estado de Río de Janeiro, según la declaración ante la justicia de un ex directivo de la empresa.

Temer, de 78 años, llegó a la presidencia de Brasil tras la destitución por parte del Congreso de la entonces presidenta Dilma Rousseff, en cuyo gobierno fue vicepresidente.

El ex mandatario enfrenta además nueve causas judiciales, cinco de ellas en la Corte Suprema.

Tras dejar la presidencia, Temer también perdió el fuero del que gozaba, por lo que las causas judiciales fueron enviadas a primera instancia.

Se le investiga por presunta corrupción, organización criminal, obstrucción de la justicia y lavado de dinero.

Se trata del segundo ex presidente brasileño detenido, después de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), quien se encuentra en prisión desde el 7 de abril pasado por corrupción pasiva y lavado de dinero, también en el marco de la «Lava Jato».

Autor:
Xinhua