Internacional

Ex funcionarios de la CIA dicen reporte de tortura es parcial y tiene defectos

Los ex directores de la CIA George Tenet, Porter Goss y Michael Hayden, junto con tres ex subdirectores, escribieron un artículo de opinión publicado el miércoles en el Wall Street Journal.

WASHINGTON. Un grupo de ex funcionarios de alto nivel de la CIA cuestionó las revelaciones de una comisión del Senado estadounidense acerca de que las técnicas para los interrogatorios de la agencia no aportaron datos de inteligencia valiosos, al decir que ese trabajo había salvado miles de vidas.

Allí dijeron que el reporte del Comité de Inteligencia del Senado también estaba equivocado al decir que la agencia había sido falaz sobre su trabajo tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos.

“El comité nos ha dado (…) un estudio parcial repleto de errores de hechos e interpretación, esencialmente un ataque pobremente hecho y partidario sobre la agencia que ha hecho todo lo posible por proteger a Estados Unidos después de los ataques del 11 de septiembre”, dijeron.

El reporte concluye que la CIA no logró interrumpir ningún complot posterior, a pesar de torturar a los detenidos durante la presidencia de George W. Bush.

Pero ex funcionarios de la CIA dijeron que Estados Unidos nunca hubiera podido rastrear y matar al líder de al Qaeda Osama bin Laden en 2011 sin información adquirida en el programa de interrogatorio.

Sus métodos también llevaron a la captura de destacados miembros de al Qaeda, aportaron información valiosa sobre la organización y salvaron miles de vidas al desbaratar complots del grupo, incluyendo un ataque sobre la costa oeste de Estados Unidos que podría haber sido similar al del 11 de septiembre.

Los ex funcionarios de la CIA defendieron el programa de interrogatorio al decir que los agentes estaban en un “escenario diario de bomba a punto de explotar” que requería una acción rápida.

Y afirmaron que el reporte del comité estaba “completamente equivocado” al decir que la CIA había engañado a la Casa Blanca, al Departamento de Justicia, al Congreso y al público sobre sus métodos.

La CIA buscó y recibió la confirmación de la Casa Blanca y el Departamento de Justicia para sus programas y también mantuvo informado al Congreso, dijeron.

“De ninguna manera podemos afirmar que hicimos todo perfecto, especialmente en las circunstancias de emergencia y a veces caóticas que enfrentamos como resultado inmediato del 11 de septiembre”, dijeron los ex funcionarios.

“Como en todas las guerras, hubo sin dudas cosas en nuestro programa que no deberían haber pasado. Cuando nos enteramos de ellas, reportamos esas instancias al inspector general de la CIA o al Departamento de Justicia y buscamos tomar una acción correctiva”, agregaron.

Los funcionarios de inteligencia criticaron a los miembros del comité por no entrevistar a ninguno de ellos y dijeron que éstos ya habían concluido que los métodos de interrogación no habían aportado datos útiles antes de realizar su investigación. (Reuters/ La Nación)