Internacional

Evo Morales inició tercer mandato con promesas

A la investidura asistieron los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff, Ecuador, Rafael Correa; Paraguay, Horacio Cartes; Trinidad y Tobago, Anthony Carmona; Venezuela, Nicolás Maduro; entre otros.

LA PAZ.  El presidente de Bolivia, Evo Morales, comenzó su tercer mandato consecutivo hasta 2020 y su décimo año de Gobierno con la promesa de que un día su país volverá al océano Pacífico con “soberanía”.

“Nuestra demanda está bien encaminada. Por historia, por justicia y por derecho, un día vamos a volver al océano Pacífico con soberanía”, sostuvo Morales durante su discurso ante el Congreso, donde juró para seguir ejerciendo el cargo en el período 2015-2020.

En presencia de los presidentes de Brasil, Costa Rica, Ecuador, Paraguay, Trinidad y Tobago, Venezuela y Namibia, que acudieron a la toma de posesión, el gobernante destacó la demanda marítima presentada por su país ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Bolivia solicitó en 2013 a la CIJ un fallo que obligue a Chile a negociar su reclamo de una restitución del acceso soberano al mar perdido en una guerra en 1879 y que le costó 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de superficie.

Chile rechaza la demanda boliviana y su Gobierno, encabezado por Michelle Bachelet, ha objetado la competencia de la CIJ para tratar este tema, un asunto que aún debe ser resuelto por el alto tribunal de Naciones Unidas.

Morales destacó también que la demanda ha sido encaminada “con solidez y consistencia” en el tribunal frente “a la dilación” en Chile para tratar la reclamación histórica boliviana.

Bachelet envió al presidente de la Corte Suprema de Justicia de Chile, Sergio Muñoz, para representarla en la ceremonia en La Paz, que culminó con la entonación del “Himno al mar”, una marcha militar sobre el reclamo marítimo boliviano.

Además de recordar la reivindicación marítima, Morales centró su discurso en repasar la situación doméstica del país, la mejora de la economía y los proyectos que emprenderá en este nuevo mandato para mejorar la deteriorada justicia boliviana y el sistema sanitario.

Como ya había anunciado, la alocución ante el Legislativo, de 51 minutos, fue “por respeto” a los invitados internacionales mucho más corta de lo habitual, ya que en ocasiones anteriores el gobernante llegó a hablar hasta cinco horas seguidas.

El argumento del alto tribunal fue que Bolivia se refundó como Estado Plurinacional en 2009, por lo que el primero de los mandatos de Morales (2006-2010) no era computable. (Efe/ La Nación)