Internacional

Europol y España desmantelan red china de tráfico de inmigrantes en Barcelona

La organización desarticulada introducía a los inmigrantes en España como país de tránsito hacia el Reino Unido, Irlanda, Canadá y Estados Unidos, y utilizaba documentación falsa.

BRUSELAS.  La Oficina Europea de Policía (Europol) ha desmantelado, en coordinación con la Policía Nacional de España, una red china de tráfico de inmigrantes, en una operación que se ha saldado con la detención de 89 personas en Barcelona, informó hoy la agencia europea.

La organización desarticulada introducía a los inmigrantes en España como país de tránsito hacia el Reino Unido, Irlanda, Canadá y Estados Unidos, y utilizaba documentación falsa o perteneciente a otras personas, indicó Europol en un comunicado.

Durante la operación, bautizada como “TIJA”, los agentes llevaron a cabo cuatro redadas simultáneas en Barcelona, donde los delincuentes operaban.

Los agentes se incautaron en los registros de 116 pasaportes falsos, nueve teléfonos móviles, 71 tarjetas SIM, tres ordenadores portátiles, cuatro tabletas, cuatro discos duros externos y 4.000 euros.

Europol desplegó durante la operación su oficina móvil para proporcionar y verificar con sus bases de datos las informaciones requeridas por los investigadores.

Las pesquisas se iniciaron en junio de 2013, después de que varios ciudadanos chinos fuesen descubiertos intentando entrar en España con documentación falsa o perteneciente a otra persona.

La investigación preliminar condujo a las fuerzas de seguridad españolas a este grupo criminal muy activo, formado por personas de nacionalidad china y paquistaní, con base en Barcelona.

Tras introducir a los inmigrantes en España, los ocultaban en casas mientras obtenían la documentación y los pasajes para la segunda parte del trayecto.

Los inmigrantes pagaban una media de 20.000 euros a la organización mafiosa, la mitad antes del viaje y el resto al final.

Si no entregaban el dinero a la red, los delincuentes les retenían la documentación y extorsionaban a sus familias en China.

La investigación también ha contado con la colaboración de las fuerzas de seguridad inglesas y francesas. (EFE/La Nación)