Opinión

Etapa terminal

Henry Rafael Silva Viteri

henry.silvaviteri66@gmail.com

La revolución socialista siglo XXI está en su etapa terminal, el cáncer de la corrupción, el padrinazgo, la prepotencia y la soberbia ha minado el cuerpo verde flex.

El cáncer de la corrupción a hecho metástasis, ha llegado al cerebro de la revolución y es por ese motivo que lo vemos desesperado, hablando y diciendo incoherencias que en su delirio las considera verdades.

El cuerpo está todo tomado y podrido, ha perdido el control de todo, no hay Contraloría que haya frenado el derrame de pus de los negociados, está inhabilitada la Fiscalía que de esta forma no ha podido detener el crecimiento del virus de la partidocracia y los atracos, ese virus que forma el foco infeccioso de la revolución han rotado por todo el cuerpo carcomiendo con su voracidad todo lo que a su paso encuentra, llevando a la revolución a un estado de etapa terminal.

No ha funcionado la Procuraduría y la revolución en los diez años perdidos de existencia ha causado perjuicios al entorno, perdiendo juicios que representan pagos millonarios a empresas extranjeras que fueron maltratadas por el cerebro y que luego les rogó que le tengan misericordia y que le hagan rebajitas.

Su injusta Justicia lo llenó de escarnio y dinero, sentenció a unos glóbulos blancos que lo querían ayudar a salir de su postración y la injusta justicia lo ayudó a llenarse los bolsillos de dinero con sentencias ya preparadas de antemano.

En la zona legislativa de su cuerpo existe una podredumbre terrible, no se dedicaron a crear leyes que acaben con el narco trafico ni con la delincuencia, no fiscalizaron como debieron hacer para evitar que el cáncer de la corrupción los corroyera, todo funcionaba de acuerdo a la conveniencia del cerebro que ya estaba carcomido por el cáncer del poder y la corrupción y si algún verde flex osaba pensar por su cuenta era suspendido y vapuleado.

Y por último, su quinto poder dizque formado por el poder ciudadano sin capacidad de ser formado por los ciudadanos que hubieran evitado este cáncer se dedicó a escoger virus malignos para formar parte de la revolución socialista siglo XXI, esta fue otra parte del cuerpo de la revolución podrido y contaminado, sometido a los antojos del cerebro dañado.

Como diría los médicos ecuatorianos, no los cubanos, la revolución socialista siglo XXI entró en su etapa terminal y le queda hasta el 19 de febrero un hálito de vida que debería aprovechar para curarse aunque sea espiritualmente, ayudemos a este podrido enfermo  a morir asistiendo a votar para borrar ese cáncer que tanto daño a hecho a nuestro país.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.